mIRC – Capítulo 9: Chateando en tercera persona

Con todo lo explicado hasta el momento estáis ya en condiciones de utilizar el mIRC perfectamente como programa de chat básico.

En concreto, ya sabéis:

  • – Configurar un nick
  • – Elegir una red IRC y conectaros a ella.
  • – Desplegar un listado con todos los canales actuales.
  • – Entrar en un canal existente.
  • – Crear un canal propio.
  • – Chatear dentro del canal con todos los usuarios que estén dentro de él

además de otras tareas directamente relacionadas con todas estas funciones.

Pero mIRC es mucho más que esto, y conforme vayamos avanzando descubriremos la magia de la que hablamos al principio.

Hoy vamos a presentar algo de ella. Es un comando muy simple, pero tremendamente efectivo. Rompe la dinámica normal de una conversación y le aporta un toque de originalidad, gracia y colorido (esto último en sentido literal).

Observemos con detalle la siguiente conversación:

En el canal vemos a dos usuarios, “jazzjust” y “sostenido”, chateando. Son sólo dos en el canal, pero podría haber un centenar más de participantes (ya explicaremos más adelante como realizar charlas privadas, “bis a bis”, como las del messenger).

Fijaos en la línea rosa que comienza con un asterisco. Es como si una tercera persona, un narrador, estuviera observando o leyendo la mente a “sostenido” y compartiera esa información con el resto de los usuarios del canal.

Esa es la función del comando /me. Esto es lo que ha escrito “sostenido” para generar esa respuesta:

/me se está pensando la respuesta...

con lo que, de un modo muy sutil, está respondiendo a la pregunta planteada por “jazzjust”.

Con el comando /me podemos describir, en tercera persona, nuestro estado o indicar una acción.

Por ejemplo:

/me está triste

* sostenido está triste

/me escucha música de la buena

* sostenido escucha música de la buena

Empleadlo con creatividad y no abuséis de él.

* javier dice: la clase se ha acabado

Javier Montero

MuseScore #3: El asistente para la creación de una nueva partitura

Si en las Preferencias (véase artículo anterior) habéis configurado la opción “comenzar sin cargar ningún documento”, cuando MuseScore arranque no se os mostrará ninguna partitura. En la lección de hoy aprenderemos a crear el esqueleto de una desde cero.

Para invocar al asistente de creación de nuevas partituras tenemos diferentes posibilidades:

  • En el menú de la aplicacion elegimos Archivo | Nuevo...
  • Hacemos clic sobre el primer icono de la barra de herramientas, que simboliza un documento en blanco.
  • Presionamos la combinación de teclas Ctrl-N.

En la primera ventana del asistente configuramos la leyenda de la página. La mejor forma de entender cómo se posiciona cada campo en la presentación final es rellenar por ahora la totalidad con algún texto arbitrario, como en la imagen:


Mantenemos la marca en “Crear nueva partitura desde el principio” y pulsamos sobre el botón “Next”. Nos aparecerá la siguiente ventana, en la que podremos seleccionar los instrumentos que queremos que figuren en la partitura.


Desplegamos la familia “Keyboards”. y hacemos doble clic sobre Piano. Esto es equivalente a seleccionarlo y a pulsar en el botón “Añadir”. A la derecha nos aparece el instrumento seleccionado junto a un despliegue de los pentagramas necesarios para representarlo. En el ejemplo, dada la tesitura amplia del piano, se nos muestran automáticamente dos pentagramas, uno en clave de Sol y otro en clave de Fa.


Pulsamos Next y nos aparece una ventana que nos permite elegir la armadura adecuada de la partitura. Voy a trabajar en Do mayor, así que dejo todo como está.


Finalmente, en la última ventana podemos ajustar el compás de la pieza, si el inicio será en anacrusa y el número de compases totales aproximados. No debe preocuparnos si nos quedamos cortos o nos pasamos, resulta sumamente sencillo agregar o quitar compases después sobre la marcha.


A su debido momento regresaremos al asistente. Por ahora, dejamos los valores tal como están y pulsamos en “Terminar”. Nos aparece nuestra incipiente creación.

Comencemos fijándonos en los cinco campos de texto que rellenamos en la primera pantalla. En la parte superior de la partitura se ven, en un cuadro, los cuatro primeros (título, subtítulo, compositor y letrista).

Para ver el quinto campo, el de Copyright debemos desplazarnos hasta el final de la página. Para hacer eso hacemos clic en cualquier parte de la partitura y, sin soltar, arrastramos la hoja de papel a nuestra conveniencia (observad que el cursor habrá cambiado de forma).

El uso que les déis no ha de ser necesariamente el indicado en el asistente. Tenéis cinco campos y por defecto aparecerán en ese estilo y posición. Ajustadlos a vuestra necesidad real y poned el texto que más os convenga en ellos.

Observad ahora los pentagramas dobles. Como en cualquier edición profesional, en la primera línea figura el nombre del instrumento completo y en las sucesivas hay una abreviación. El compás de la pieza está establecido en 4 por 4 y tenemos un total de 32, tal como indicamos, esperando a que los editemos y, entre tanto, rellenos con silencios de redonda.

Vamos a guardar nuestro trabajo. En el menú Archivo, elegimos “Guardar”, con lo que se nos abre el cuadro de diálogo “Guardar la partitura”. Otro modo de acceder a él es pulsando la combinación Control – S o haciendo clic, en la barra de herramientas, en el icono que representa a un disquete.


Por defecto se posiciona en la carpeta que configuramos en la pantalla de Preferencias. Poned un nombre al documento y pulsad sobre el botón “Guardar”.

Eso es todo por hoy. En la próxima sesión trabajaremos sobre el fichero que hemos creado hoy.

Javier Montero

MuseScore #2: Los preparativos iniciales

Comenzamos el viaje invirtiendo un minuto en repasar el estado del entorno y en efectuar unos ajustes iniciales.

Arrancamos la aplicación y nos aparece, majestuosamente, un fragmento de la partitura de Cuadros de una exposición, de Mussorgsky. Se trata del “Paseo”, melodía que enlaza la visita a cada cuadro.

La partitura limita, al norte, con diversas barras de herramientas; al oeste con las paletas de edición; al este con la ventana “MuseScore Connect”, desde la cual podremos acceder al site de MuseScore en Internet y, entre otras cosas, a toda una colección de partituras compartidas por los usuarios. Al sur nos encontramos con el navegador, una herramienta que agradeceremos a la hora de desplazarnos ágilmente por las distintas áreas del documento.

Comencemos revisando el idioma. ¿Os aparece la aplicación en español? Si no es así (o si lo es, pero deseamos usar otro diferente) deberemos acceder a las preferencias y cambiarlo:

En el menú, nos vamos a Editar | Preferencias.

y se nos muestra el cuadro siguiente (haced clic para ampliarlo):

A la derecha, arriba, en la lista “Lenguaje” podemos elegir el idioma entre las distintas opciones posibles. Será necesario reiniciar la aplicación si efectuamos algún cambio.

Volvamos a la partitura. ¿Tenemos configurado el audio correctamente?

Haced clic sobre el botón “Play”, en la barra de transporte, en la parte superior. Aseguraos de tener los altavoces encendidos o los cascos puestos y el volumen de reproducción a un nivel adecuado.

¿Suena la partitura? Si no es así, deberemos revisar la configuración del audio.

Volvemos a la ventana de Preferencias y nos movemos a la pestaña E/S (Entrada/Salida). Se nos muestra la siguiente ventana (hacer clic para ampliarla):

Comprobad que el puerto de audio (Api y Dispositivo) es el correcto. Si modificáis algún parámetro habrá que reiniciar la aplicación para que el cambio surta efecto.

¿Reconocéis la pieza musical? Si no es así, os recomiendo que vayáís a vuestra tienda de discos favorita y os agenciéis los Cuadros de una exposición. Si queréis escucharla en versión rockera, buscad también el disco de Emerson, Lake & Palmer del mismo nombre.

Preparemos ahora el entorno un poco a la medida de nuestros gustos. Volvamos a la la pestaña General, en las preferencias.

En el bloque Inicio del programa, podemos elegir si queremos que se cargue un documento determinado al comenzar, el último utilizado, uno en blanco, o ninguno. A gusto de cada uno.

Ya que nos permite hacerlo, retiramos, a nuestra conveniencia, la marca en “Mostrar ventana de bienvenida”. La ventana de bienvenida aparece durante medio segundo al arrancar el progrema, mostrando el nombre de la aplicación, la versión y la dirección del sitio web.

En la sección Rutas fijáos en el directorio de trabajo, que es donde se almacenarán por defecto los documentos que creemos. Estableced el que prefiráis.

En Ventanas, desmarcamos “Mostrar MuseScore Connect” y “Mostrar Navegador”, de modo que no se carguen por defecto al iniciar la aplicación. Ya habrá tiempo de mostrarlos a su debido momento.

Listos para comenzar a trabajar…

Javier Montero

MuseScore #1: Software de notación musical gratuito

Objetivo: presentar MuseScore, excelente editor de partituras de código abierto.

Soy un apasionado del software de calidad y barato. Prácticamente todas las herramientas que utilizo o son gratuitas o cuestan muy poco dinero. En este blog tengo la intención de compartir algunas de ellas que considero pilares de mi productividad y gestión personal.

Si te dedicas seriamente a la música, con mucha probabilidad trabajarás habitualmente con partituras. En el caso de que seas compositor se trata de una absoluta necesidad si quieres proteger tu obra. Mis partituras han tenido que visitar en varias ocasiones las oficinas del registro de la propiedad intelectual; su entrega era requerimiento necesario para poder registrarlas. (*)

El mundo del software de la notación musical siempre ha estado dominado por grandes desarrollos como Finale o Sibelius. Son dos programas excelentes, pero muy caros.

Afortunadamente para los que andamos justos de recursos económicos, existen soluciones brillantes a nuestro alcance.

MuseScore es un software de notación musical bajo licencia GNU/GPL. Esto significa, entre otras cosas, que no tienes que pagar nada para utilizarlo. Pero, además, es de código abierto: detrás hay toda una comunidad de programadores de todo el mundo que con su talento han logrado construir un producto de extraordinaria calidad.

Si eres programador tú también podrías ser uno de ellos y aportar tu granito de arena, del mismo modo que podrías modificar el código fuente para adaptarlo a tus propias necesidades.

Es una aplicación multiplataforma, puedes descargarte versiones para Windows, Linux o Mac. Te invito a que la conozcas.

En las sucesivas entregas iremos desentrañando algunos de los secretos de esta fabulosa herramienta.

Javier Montero Gabarró

(*) Existen plataformas de registro de la propiedad intelectual a través de internet, como Safe Creative, que permiten proteger tu obra musical a partir de una grabación, sin necesidad de trascribirla en una partitura.


MuseScore #1: Software de notación musical gratuito


Fecha de la última revisión: 24 de noviembre de 2012


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Este es el índice completo de artículos sobre MuseScore.

mIRC – Capítulo 8: Registro de nicks en IRC-Hispano

La red IRC-Hispano es la principal red IRC en español. Con picos por encima de los 25.000 usuarios concurrentes, se posiciona dentro de las 10 principales redes a nivel mundial.

Es posible que, aunque nunca hayáis utilizado un cliente de IRC como mIRC, ya la conozcáis si sois asíduos a los chats. Portales de chat importantes en español como el de Terra están construidos sobre la red IRC-Hispano.

Desde la propia página de IRC-Hispano podemos conectarnos a la red a través de un servicio WebChat sin necesidad de tener instalado mIRC o cualquier otro cliente, aunque, naturalmente, no tendremos las mismas posibilidades expresivas que desde el programa. En particular, desde la web no podremos hacer uso de la potencia de la programación de scripts, la “magia” de todo esto y objetivo fundamental de este curso.

Una de las características particulares de la red IRC-Hispano es que permite a los usuarios registrar sus nicks, de modo que podemos protegerlos ante el uso “ilegítimo” por parte de otros. Debo decir que esto no es lo habitual en las redes IRC, donde el primero que llega es el primero que se sirve y la vigencia de un nombre expira tan pronto esa persona ha abandonado el chat.

Voy a mostraros el modo de registrar el nick en IRC-Hispano, por si alguno de vosotros tiene interés en hacerlo.

Comenzamos accediendo al servicio de registros de nick en la página web de IRC-Hispano.

En el cuadro indicamos el nick que pretendemos registrar y hacemos clic sobre el enlace “Comprobar disponibilidad”.

Si el nick está disponible, se nos requerirá que introduzcamos un email al que asociarlo. Una vez hecho esto, recibiremos un correo en esa dirección en el que figurará una contraseña asignada por el sistema (que podremos modificar después), así como instrucciones de uso adicionales.

Tenemos un plazo de 72 horas para hacer uso del nick por primera vez. Si no lo hacemos el registro quedará anulado y el nick volverá a estar disponible nuevamente. Una vez establecida la primera conexión, si en 60 días no volvemos a utilizarlo perderemos el registro.

Con nuestro flamante nick registrado y la contraseña anotada, arranquemos el mIRC y entremos en IRC-Hispano.

Si en el campo “Nickname” figura el nick que hemos registrado, observaremos, al conectar, que no nos permite utilizarlo, pues está reservado y, en su lugar, utiliza el indicado en el campo “Alternative” (si este ya estuviera siendo empleado por otro usuario o estuviera reservado, no podríamos conectarnos a la red).

Ya estamos en el sistema. Procedamos ahora a un cambio de nick:

/nick nick_registrado:contraseña

Puede que deseemos, ahora, cambiar la contraseña por otra elegida por nosotros. Para ello, deberemos cerrar sesión y volvernos a conectar. El sistema no nos permite cambiar la contraseña en la primera “cita”. ¿Qué nos habíamos pensado?

Asi que volvemos a conectarnos, nos identificamos nuevamente con nuestro usuario y contraseña y escribimos, esta vez:

/msg nick set password contraseña_nueva

Y fin del asunto. A chatear, que de eso se trata…

Javier Montero

mIRC – Capítulo 7: Personalidades múltiples

Cuando arrancamos el mIRC, lo primero que nos aparece es el cuadro de diálogo mIRC Options, desde el cual tenemos la posibilidad de modificar parámetros relativos a la conexión, como el nick o la red a la que nos conectaremos. Una vez tengamos todo configurado como deseamos, pulsamos sobre el botón Connect para iniciar la sesión de chat.

La mayoría de las veces no será necesario modificar nada, pues mIRC recuerda los datos de la última conexión y, normalmente solemos ser de piñón fijo para estas cosas: entramos siempre en la red favorita y nos gusta que la gente sepa quiénes somos de una a otra vez.


El campo Nickname contiene el alias con el que accederemos, nuestro “nick”. En el caso de que ya estuviera ocupado por otra persona, el sistema empleará, automáticamente, el indicado en el campo Alternative. Si los dos estuvieran siendo usados, no se podrá establecer la conexión.

Ya dijimos que hay redes, como IRC-Hispano, que incorporan mecanismos para “registrar” los nicks y protegerlos mediante contraseña, de modo que sólo el usuario legítimo, el que lo tiene registrado, pueda utilizarlo. En la lección siguiente mostraremos cómo hacer esto.

Una vez hemos iniciado la sesión en el servidor, nada nos obliga a mantener el mismo nick durante toda ella. Podemos cambiarlo cuantas veces deseemos usando un sencillo comando:
/nick nombre_nuevo

Cuando, hace muchos años años, jugábamos a improvisar episodios de “La casa de la pradera” en el IRC, lo primero que debíamos hacer era tomar posesión de nuestro personaje con el comando /nick.

El último nick que utilicemos será el que aparezca por defecto la siguiente ocasión en el cuadro de diálogo mIRC Options. mIRC perdona, pero no olvida.

Javier Montero

mIRC – Capítulo 6: Estableciendo el tópico del canal

Una vez hemos creado nuestro propio canal y somos, por lo tanto, operadores de él, tenemos que establecer el “topic” del canal.

El “topic” es una breve descripción que acostumbra a utilizarse para facilitar información a los visitantes sobre la temática del canal. Es una práctica recomendable elegir uno que muestre sin ambigüedades de qué se habla dentro.

Supongamos que hemos creado el canal #runnerschat con el comando


/join #runnerschat

y somos operadores de él (lucimos la flamante “arroba” a la izquierda de nuestro nick).

Para establecer el topic a Canal para corredores intrépidos, ejecutamos el comando


/topic #runnerschat Canal para corredores intrépidos

Observemos cómo aparece esta descripción en el título de la ventana.

Cuando ejecutamos el comando /list, la información que aparece junto al nombre es precisamente el tópico de los distintos canales.

Podemos consultar si un canal está o no en la lista y su tópico con un comando como este, sin necesidad descargar el listado completo:


/list #runnerschat

Es importante tener en cuenta que cualquier usuario, sea o no operador del canal, puede, en principio, modificar el tópico usando el comando explicado en este capítulo. Esto, normalmente, no es algo que los operadores deseen, por lo que existen modos de proteger el canal para que únicamente quien sea operador pueda establecer el tópico. Más adelante mostraremos cómo hacer esto cuando hablemos de las propiedades del canal.

Javier Montero

mIRC – Capítulo 5: El cuadro de diálogo “mIRC Favorites”

Aunque la mayor parte del tiempo trabajaremos con el mIRC a través de la línea de comandos, conviene siempre conocer las posibilidades que el programa nos ofrece.

El cuadro de diálogo “mIRC Favorites” nos facilita el acceso cómodo a nuestros canales de chat favoritos.


Esta ventana se nos mostrará por defecto cada vez que nos conectemos al IRC. Si no queremos que esto suceda deberemos quitar la marca a la casilla “Pop up favorites on connect”.

Tenemos cuatro modos de invocar al cuadro de diálogo “mIRC Favorites”:

  • A través del menú Favorites | Organize Favorites
  • En el menú Favorites | More, abajo del todo, justo después de la lista de favoritos
  • Pulsando la combinación de teclas de acceso rápido Alt-J
  • Haciendo clic con el ratón sobre el icono que representa a un corazón en la barra de herramientas

Observemos que la relación de favoritos que cuelga del menú Favorites es la misma que aparece en el cuadro, pero limitada hasta donde  permite el número máximo de submenús.

Nuestra primera labor va a consistir en vaciar completamente la lista de favoritos estándar.

Seleccionamos todos los canales usando las técnicas habituales de selección en Windows, haciendo clic sobre el primero y el último manteniendo la tecla Shift pulsada. Presionamos el botón “Delete”, con lo que el cuadro de diálogo quedará más limpio que una patena. Si cerramos la ventana dándole a “OK” y accedemos al menú Favorites, comprobaremos que la lista de pseudo-favoritos nuestros ha desaparecido también.

Volvamos a la ventana “mIRC Favorites”.

El primer cuadro de texto, bajo “Enter a channel name and click join” ya lo explicamos en los capítulos iniciales: escribimos el nombre de un canal al que queramos unirnos  y pulsamos sobre “Join” para hacerlo efectivo. No es estrictamente necesario preceder el nombre del canal con la almohadilla; en el caso de que no la pongamos, el programa lo hará automáticamente por nosotros.

De ahora en adelante, cada vez que nos refiramos a “unirnos a un canal”, daremos por sabido que eso significa que, si el canal no existe, estaremos creándolo.

Configuremos, a continuación, nuestra lista personalizada de favoritos. Pulsamos sobre el botón “Add”, apareciéndonos la ventana “Add Channel”.

Otra forma de acceder directamente a este cuadro es mediante el menú:

Favorites | Add to Favorites

En “Channel” indicamos el nombre del canal. Si se requiere una contraseña para poder acceder a él (hablaremos de esto en otra ocasión), la indicamos en el campo “Password”.

Nota: si el canal no existe y, por lo tanto, es creado por nosotros, el hecho de que tenga password NO implica que el canal se creará protegido con clave. Aprenderemos a su debido momento cómo hacer esto.

En “Description” indicamos una breve descripción del canal.

Podemos organizar los favoritos agrupados en carpetas. El campo “Folder” nos permite especificar una existente o crear una nueva.

En “Networks” especificamos para qué redes IRC queremos que esté disponible ese favorito. Si no estamos aún conectados a ninguna, aparecerá “All networks”. Si ya lo estamos, se nos muestra el nombre de la red en la que estemos enganchados.

Con los botones “Add” y “Delete” podemos configurar la lista de redes a nuestro gusto. Nuevamente, podemos aplicar las teclas de selección Control y Shift para realizar esta tarea.

Si marcamos la casilla de verificación “Join on connect”, cuando nos conectemos, el programa  nos unirá automáticamente a ese canal favorito (siempre y cuando estemos en una red incluida en las indicadas en “Networks”).

Esa es una manera para automatizar el proceso de conexión automática a determinados canales al iniciar la sesión: marcamos la casilla de verificación en cada uno de los favoritos a los que queramos conectarnos. Más adelante aprenderemos otras técnicas más sofisticadas.

Finalmente, la opción “Minimize on join” provoca que el canal, una vez estemos unidos a él, no nos aparezca con la su ventana desplegada, sino minimizada.

El área donde se ven todas las ventanas que tenemos abiertas (minimizadas o no) corresponde al espacio justo debajo de la barra de herramientas. Haciendo clic en los diferentes botones se nos mostrará la ventana correspondiente.

La mejor forma de asimilar los conceptos es practicarlos, y no hay mejor momento que ahora mismo: configuraos vuestra propia lista de favoritos de acuerdo a lo explicado aquí.

Este es un ejemplo de cómo podría resultar:

Si queremos modificar cualquier elemento de la lista basta con seleccionarlo y pulsar el botón “Edit”, nos aparecerá la ventana anterior, sólo que ahora con el nombre “Edit Channel” en lugar de “Add Channel”

Desde la ventana de Favoritos podemos seleccionar uno o varios canales (pulsando la tecla Control) u pulsar el botón “Join” para entrar en ellos. Si pulsamos el botón “Names” conoceremos qué usuarios hay dentro de esos canales sin necesidad de unirnos.

Por último, veamos la función de las dos marcas de verificación de abajo:

La primera, “Pop up favorites on connect” ya la explicamos arriba. La segunda, “Enable join on connect”, permite todo el proceso de unión automática que describíamos al explicar el cuadro “Add channel”, en el que podíamos configurar, canal a canal, si deseábamos unirnos automáticamente a él nada más conectarnos a la red. Todo esto quedará supeditado a lo que se indique en la marca de verificación. Si no está marcada, no habrá ninguna conexión automática, a pesar de que esté configurado lo contrario en las propiedades del canal.

Javier Montero


mIRC – Capítulo 5: El cuadro de diálogo “mIRC Favorites”


Si este artículo te ha parecido interesante y crees que puede ser útil a los demás, considera la posibilidad de compartirlo en tus redes sociales favoritas.


Última actualización de este artículo: 30 de septiembre de 2011

mIRC – Capítulo 4: La unión hace la fuerza

A estas alturas del curso ya disponemos de los conocimientos suficientes para mantener conversaciones a través del chat. En el último capítulo mostramos como listar los canales disponibles con el comando /list y como podíamos entrar en ellos sin más que hacer un doble clic sobre su nombre.

En otra entrega anterior, aprendimos también, a través del cuadro de diálogo “mIRC Favorites”, la forma en la que podíamos crear nuestro propio canal.

No obstante, la forma profesional para crear un canal, o participar en uno ya existente, es a través del comando /join (“unir”, en inglés). Observemos su uso:

/join #foroatletismo

Si el canal #foroatletismo ya existe, nos uniremos a él. Si no, el comando lo creará y nos hará “operador” suyo. Recordad que la figura del operador era la del administrador del canal.

Es importante que no olvidéis que los nombres de canal se preceden mediante la almohadilla “#”.

Experimentad y probad a uniros a unos cuantos de los que se muestren tras /list y cread algunos propios, que sintáis la emoción de tener unas cuantas ventanas de chat abiertas.

Para abandonar un canal, ya expliqué que bastaba con cerrar la ventana correspondiente. Pero, ¿podríamos hacer esto desde la línea de comandos?

Si nos posicionamos en la ventana de un canal y escribimos

/part

se cierra el canal desde el que fue lanzado el comando.

Pero si estamos en un canal diferente al que queremos cerrar, o estamos en la ventana de Status, habría que indicar el nombre del que queremos chapar.

/part #foroatletismo

Cuando el último miembro abandona un canal, este desaparece.

El que salga el último que apague la luz, por favor.

Javier Montero

mIRC – Capítulo 3 : Listado de canales existentes

La mayor parte de la actividad en el IRC, aparte del acto de chatear en sí mismo, la realizaremos empleando comandos. En algunos casos, existirá también un modo equivalente de hacer lo mismo con el ratón. No obstante, es muy importante saber manejarse perfectamente con los comandos, y no sólo porque suele ser más rápido hacerlo de ese modo que con el ratón.

No olvidemos que esta serie de artículos pretende cubrir también la programación de scripts en mIRC. Pero estos, desde el más sencillo al más complejo, están compuestos de comandos individuales, de ahí la necesidad de conocer cada una de las piezas con las que elaboraremos la construcción del script.

Arranquemos mIRC y creemos un canal nuevo, tal como explicamos en el capítulo anterior.

Observemos, en la ventana de Status y en la ventana del canal en el que estamos, que, en su parte inferior, hay una zona especial separada del resto mediante una línea horizontal.

Se trata del área de introducción de comandos. Desde ella podemos chatear simplemente escribiendo lo que queramos decir y pulsando Enter a continuación. Desde ahí introducimos los comandos IRC también.

Los comandos IRC se caracterizan por estar precedidos por una barra inclinada (el “slash”, en la tecla del 7) seguida del nombre del comando.

Hoy aprenderemos el primero de ellos.

Ya sabemos cómo crear nuestro propio canal, o unirnos a uno ya existente, si ya estaba creado, desde la ventana “mIRC Favorites”.

Pero, ¿cómo podríamos obtener un listado de todos los canales que existiesen en ese momento, de modo que pudiéramos, acto seguido, entrar en aquellos que nos interesaran?

El comando para listar todos los canales es

/list

Ejecutémoslo escribiéndolo en el área de comandos (de la ventana Status o de la del canal, cualquiera sirve).

Típicamente nos aparecerán varios miles de canales existentes en ese momento. Si antes de lanzarlo nos hemos tomado la molestia de crear el nuestro propio, aparecerá también en el listado.

Por defecto, el listado aparece ordenado por número de usarios existentes en cada canal. Si deseamos modificar la ordenación para que se nos muestre por orden alfabético, hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre algún elemento y elegimos

Sort By | Name

Podemos entrar en cualquier canal que llame nuestra atención sin más que haciendo doble clic sobre él.

Podemos estar en tantos canales como queramos. Otra cosa distinta es que podamos atenderlos a todos si tenemos muchas ventanas abiertas.

Para abandonar un canal, basta con cerrar su ventana.

Javier Montero