Los modos de la escala menor armónica – 2

Objetivo: deducir las fórmulas absolutas de los modos de la escala menor armónica.

En el artículo anterior obtuvimos los modos de la escala menor armónica por el procedimiento general de rotar la escala base comenzando por sus diferentes grados. Hoy nos ocuparemos de deducir la fórmula absoluta de cada modo, para lo cual, con fines didácticos, utilizaremos dos aproximaciones diferentes. En la primera realizaremos un conteo básico, simplemente calculando la distancia de cada grado con el siguiente. En la segunda, algo más elegante, partiremos de la fórmula relativa de la escala menor armónica, que ya conocemos.

Contando semitonos

Tomemos, por ejemplo, Do menor armónica. Los resultados obtenidos podremos generalizarlos independientemente de cuál sea la tónica:

C – D – Eb – F – G – Ab – B

El segundo modo, al que denominamos Re Locria #6, aparece al comenzar la escala por el segundo grado (recordemos que no será hasta la tercera entrega cuando justifiquemos el porqué de estos nombres).

D – Eb – F – G – Ab – B – C

Para hallar la fórmula absoluta de esta escala contamos la distancia existente entre cada par de grados contiguos.

– Entre D y Eb: 1 semitono (S)
– Entre Eb y F: 1 tono (T)
– Entre F y G: 1 tono (T)
– Entre G y Ab: 1 semitono (S)
– Entre Ab y B: 3 semitonos (W)
– Entre B y C: 1 semitono (S)
– Finalmente, entre C y el D que cierra la escala: 1 tono (T).

De modo que la fórmula buscada es:

Segundo modo (Locria #6): S – T – T – S – W – S – T

Te dejo como ejercicio que razones, siguiendo este mismo procedimiento, la fórmula de los restantes modos.

Rotando la fórmula absoluta

Una forma más elegante de acometer el cálculo consiste en partir de la fórmula absoluta de la escala menor melódica, que ya dedujimos en el artículo correspondiente, y realizar exactamente el mismo sistema de rotación implícito en la definición de modo.

Escala menor armónica: T – S – T – T – S – W – S

Comenzando esta secuencia por el segundo término y rotando llegamos al segundo modo:

Segundo modo: S – T – T – S – W – S – T

Obtenemos el tercer modo tomando la fórmula inicial partiendo del tercer término:

Tercer modo: T – T – S – W – S – T – S

También podríamos haber partido de la fórmula del segundo modo realizando la rotación siguiente, por supuesto.

Comenzando por el cuarto término de la fórmula inicial alcanzamos el cuarto modo:

Cuarto modo: T – S – W – S – T – S – T

Y así sucesivamente:

Quinto modo: S – W – S – T – S – T – T

Sexto modo: W – S – T – S – T – T – S

Séptimo modo: S – T – S – T – T – S – W

Conclusión

Escribamos juntas todas las fórmulas junto a sus nombres correspondientes:

Modo 1: Menor armónica

T – S – T – T – S – W – S

Modo 2: Locria #6

S – T – T – S – W – S – T

Modo 3: Jónica #5

T – T – S – W – S – T – S

Modo 4: Dórica #4, Rumana

T – S – W – S – T – S – T

Modo 5: Frigia #3, Frigia Mayor

S – W – S – T – S – T – T

Modo 6: Lidia #2

W – S – T – S – T – T – S

Modo 7: Ultralocria, Superlocria bb7 o Mixolidia #1

S – T – S – T – T – S – W

Estas fórmulas son muy prácticas durante la fase de interiorización de una escala. Prueba a recrearlas sobre un piano o una guitarra, cantando cada distancia a la par que ejecutas las notas. En la guitarra comienza desarrollando cada escala a lo largo de una sola cuerda, donde se evidencia mejor visualmente la relación de cada grado con el siguiente. Una vez dominada, busca las posiciones CAGED características y, finalmente, en una tercera fase, encuentra nuevas formas recorriendo el mástil en diagonal a lo largo de varias octavas.

En la tercera parte de esta mini serie mostraremos la forma más común de presentar estas escalas: a través de su fórmula relativa, es decir, la fórmula resultante de comparar cada escala con otra de referencia. Comprenderemos entonces lo que se esconde tras sus nombres.

Javier Montero Gabarró


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2016/03/los-modos-de-la-escala-menor-armonica-2/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice de todos los artículos de armonía.


Índice de lectura recomendado de la categoría Armonía.

Safe Creative #1603116884411

5 opiniones en “Los modos de la escala menor armónica – 2”

  1. Hola Maestro Javier, estoy disfrutando muchísimo vuestro artículo y me salta una pregunta, quizá temprana, pero que no quisiera dejar de hacer: cuál creés que sea el modo de esta escala más usado? Y vuestro favorito? bueno, son dos preguntas. Saludos y gracias por compartir.

    1. Buenos días, Gonzalo:
      Sn duda, el modo más utilizado es el primero, correspondiente a la propia escala menor armónica. Es además mi favorito, con esas evocaciones exóticas. Recurro con cierta frecuencia a esta escala a la hora de componer.
      Saludos y gracias por pasarte!

  2. Maestro Javier q buen trabajo muchas gracias

    Tengo la duda a la hora de improvisar sobre un tema en la tonalidad de Am
    Siendo Am – C- F – G
    Se usa un modo de la escala sobre cada acorde ?
    Se puede usar un solo modo durante toda la progresión?

    De verdad Agradezco q me soluciones la duda

    1. Qué tal, Alex:
      Puedes seguir diferentes aproximaciones a la hora de improvisar sobre esa progresión.
      Dado que todos los acordes pertenecen a la armonización de La menor natural (modo eólico) o, dicho de otra forma, las notas que componen esos acordes están todas incluidas en la escala de la menor natural, puedes usar La menor para toda la progresión (o una simplificación de esa escala como es La menor pentatónica). Tu intuición te irá guiando, dentro de esa escala, qué notas son las más apropiadas según el acorde sobre el que te halles en ese momento.
      También puedes emplear un modo diferente para cada acorde: La eólica sobre Am, Do jónica sobre C, Fa lidia sobre F y Sol mixolidia sobre Sol, pues todas esas escalas contienen las mismas notas que La menor natural.
      ¿Qué ventajas e incovenientes presenta un enfoque sobre el otro?
      El primero es más sencillo, pues solo necesitas aprender una única escala, pero tiene el inconveniente de que puede que no seas capaz de encontrar las notas adecuadas si no tienes buena intuición o no estás familizarizado profundamente con las notas estructurales de cada acorde y su localización rápida en la escala.
      El segundo método, más propio del mundo del jazz, es más complejo en principio, pues requiere aprender muchas más escalas. Pero tiene la enorme ventaja de que al aprender cada escala aprendes también el arpegio del acorde subyacente asociado (típicamente los grados 1 – 3 – 5 – 7), de modo que tienes ya a mano las notas que con toda probabilidad funcionarán mejor en el momento que suene ese acorde. Exagerando un poco, esta aproximación te permitiría improvisar incluso aunque no fueras capaz de escucharte.

      Saludos

Deja un comentario