San Silvestre Vallecana – Madrid 2012

pulpiSi preguntas a un grupo de corredores por qué corren obtendrás todo un variopinto conjunto de respuestas que podrías clasificar atendiendo a su componentes física, psicológica o espiritual.

En mi caso particular, una de las principales razones por las que lo hago es, sin duda, que siempre me supone un reto difícil. No importa si entreno varias veces a la semana: abordo cada entrenamiento como si fuese siempre la primera vez que corro y no hay día que no concluya con la fascinante sensación de victoria que supone lograr algo que uno considera extraordinario.

Cada entrenamiento y, en mayor escala, cada carrera, es una victoria frente a nuestros miedos. Es navegar en la cresta de la ola, sentir el pulso de la vida.

No voy a entretenerme con muchos detalles. El jueves 27, a 4 días de la carrera, caí enfermo. El viernes comencé un tratamiento con antibióticos, analgésicos y antipiréticos. El domingo 30, a un día de la carrera, estuve en un hospital de urgencias haciéndome pruebas en un estado físico lamentable, empeorado por varias noches sin dormir.

Ese mismo día anuncié con tristeza que no estaba en condiciones de participar en la carrera y que renunciaba a correr. Mi hermana, que iba a hacer de la San Silvestre su primera popular, me dijo que le entregase las prendas para el guardarropa, por si cambiaba de opinión. No lo hice.

Al día siguiente, 31 de diciembre, a pocas horas de la carrera, le pedí a mi madre que me entregara la bolsa del corredor que me habían recogido. Ahí estaban mi camiseta dorsal, el chip y la pulsera que me acreditaba para salir en el cajetín sub 55′.

No puedo explicar lo que sentí. Sólo sé que, en ese preciso instante, decidí que, al menos durante las horas previas y posteriores a la carrera, dejaría de estar enfermo.

No me importó estar falto de sueño, débil y atiborrado de antibióticos, ni el frío que haría en Madrid por la noche, ni que anunciaran lluvia durante la carrera, ni la huelga de metro que complicaría el regreso a casa después. Correría y punto.

Tomamos el cercanías y recogimos a un amigo de mi hermana que, como ella, se estrenaba en la carrera. En Nuevos Ministerios dejamos el tren y nos dirigimos al Santiago Bernabeú. En vez de colocarme en el cajetín sub 55′, opté por acompañar a los debutantes y nos situamos al final del todo, en la zona destinada a los corredores sin marca. Mi hermana tenía la posibilidad de colocarse en un box especial para mujeres (novedad de esta edición) que salía a las 18.00, pero prefirió el último para no dejar solo a su compañero.

Para no enfriarme en exceso en meta, me quité el chandal y lo metí en una mochila con la que correría a la espalda toda la carrera.

A las 18:15 sonó el disparo de salida de la cuarta oleada e iniciamos el ascenso por Concha Espina. Mi temor, sin haber calentado y sin haber tanteado mi forma física, era no tener fuerzas suficientes y quedarme ahí mismo. Pero una vez superada la primera cuesta me di cuenta de que estaba bien y no iba a tener problemas. Me situé justo detrás de mi hermana y su amigo y dejé que ellos marcaran el ritmo. Después de todo era su carrera y la primera vez que se enfrentaban a 10 kilómetros seguidos. A mí me bastaba con finalizar sano y salvo.

Una carrera muy suave (imposible correr con tanta gente), a un ritmo perfecto para disfrutar del ambiente festivo. Nos topamos con corredores disfrazados de piezas del Tetris, otros cargando entre varios una supuesta caja enorme conteniendo material radiactivo (así los 10 km), muchas batas blancas reivindicando una sanidad pública, un corredor con un jamón a la espalda y otros tantos que ahora mismo no recuerdo.

Los continuos esfuerzos de mi hermana por ir adelantando posiciones entre la densa multitud apenas nos permitían arañar unos segundos en el cómputo global. Aún así hubo algún que otro kilómetro en el que pudimos estirar las piernas a gusto con ritmos sobre los 5:30/Km.

La temida cuesta de la Avenida de la Albufera, que el año pasado remonté con sufrimiento, me resultó tremendamente fácil y breve. Nada más terminar el ascenso y doblar a la derecha nos encontramos con un tapón que nos obligó a estar parados un poco.

En una hora y siete minutos justos cruzamos los tres la línea de meta con las manos cogidas y alzadas en un gesto triunfal.

Para mí fue mi compromiso de seguir dando el callo incluso cuando las cosas se ponen feas, de asumir las dos caras de la moneda que presenta la vida y de luchar contra la adversidad cuando toca hacerlo, de no rendirme nunca mientras me quede algo de aliento.

Fueron más de 40000 historias de triunfo en la fría noche de Madrid. Más de 40000 respuestas a la pregunta del comienzo.

¿Cuál es la tuya?

Javier Montero Gabarró


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2013/01/san-silvestre-vallecana-madrid-2012/


Puedes consultar el índice completo de artículos pertenecientes a la categoría running.


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

San Silvestre vallecana 2011

Empecé a correr hace un año justo ahora para poder estar ahí: recorrer, el último día del año, los diez kilómetros que median entre el estadio Santiago Bernabeu y Vallecas.

Justo hace un año me compré en Madrid mis primeras zapatillas de correr. En el horizonte, dos retos que para mí resultaban sobrehumanos: la Nocturna del Guadalquivir en Sevilla y la San Silvestre vallecana en Madrid.

En septiembre cumplí el primero de ellos; ayer, el segundo. Repartidas durante el año, además, muchas otras carreras populares repletas de emoción.

Sin ninguna pretensión de marcas, simplemente estar ahí. Me posicioné en el cajetín de 55 minutos que me correspondía por mi mejor marca acreditada (54′ en la carrera Divina Pastora – Sevilla) y programé ForeRundy para que me llevara a meta, sin sufrimiento, en menos de una hora.

Más de 38.000 corredores nos juntamos ayer. Si creía haber visto todo ya en la nocturna de Sevilla, me equivocaba por completo. 38.000 ilusiones y anhelos esperábamos impacientes el disparo de salida.

Tras la primera tanda de corredores, que se llevó a los 12.000 primeros Concha Espina arriba, salió el segundo lote, en el que me encontraba.

Al final de la primera gran cuesta me giré para contemplar la gran masa humana a mis espaldas. ¡Qué impresión!

Pegado al globo de los 55 minutos descendí por Serrano, alcancé la Puerta de Alcalá, y tomé la Castellana perdido en ensoñaciones y disfrutando como un niño de cada metro de ese recorrido tan especial y de ese público tan numeroso que nos estuvo animando metro a metro. Hoy, horas después, cierro los ojos y soy capaz de revivir perfectamente cada tramo de la carrera.

La entrada en Vallecas fue dura, tal como estaba previsto. La avenida de la Albufera se me hizo larguísima. Tuve que aminorar la velocidad y perdí definitivamente al globo de los 55 minutos. Por más que miraba a la masa humana delante mía, no divisaba el fin de la cuesta.

Fueron dos últimos kilómetros difíciles que me recordaron que una de las razones por las que creo que, en mayor o menor medida, todos corremos, es por ese “masoquismo” especial, ese sufrimiento que es capaz de apaciguar y hacer más llevaderas las penas más profundas del alma.

Entré en meta en 57′ 57″, según me indicó un SMS que recibí ya en el metro. Devolví el chip, recogí la prendas en el guardarropa y me cambié para protegerme del frío de la noche. Allí me esperaba mi cuñado Rafa, que había terminado la carrera en 38′, junto a otros compañeros de su club de atletismo C.A. Villanueva.

Un sobresaliente a la organización y a las más de 600 personas que velaron por que todo resultara perfecto y sin cuellos de botella.

Cada carrera nos hace diferentes, sin lugar a dudas y cada una significa algo para nosotros. Para mí, la San Silvestre vallecana simboliza la rúbrica a un estilo de vida, el compromiso, la superación personal y el convencimiento de que con constancia y pasión podemos lograr casi cualquier cosa que nos propongamos.

Javier Montero


San Silvestre vallecana 2011


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta