Escritura y sudor

Hubo un tiempo no tan lejano en el que siempre, tras finalizar cada entrenamiento (esto es, un día sí y otro no), publicaba puntualmente un resumen en un foro de atletismo que después replicaba en este blog.

Ese era un gesto común entre muchos de los que nos encontrábamos allí. Entrenábamos y después, sin demora, contábamos nuestra gesta a los demás.

Porque correr era siempre una hazaña, algo que sabíamos muy bien los que practicábamos con regularidad este deporte. Había sufrimiento implícito en cada entrenamiento. El nivel de exigencia al que sometíamos nuestro organismo, con el corazón latiendo a 150 ppm (cuando no más), ininterrumpidamente durante largos períodos de tiempo, rozaba el límite de la tortura.

Pero era un sufrimiento morboso que a su vez nos llenaba de un placer indescriptible, no sólo durante el ejercicio, sino especialmente después.

Y así, embriagados por las endorfinas, nos disponíamos prestos a contar nuestra hazaña a otros corredores y a esperar sus comentarios, del mismo modo que, recíprocamente, esperábamos y comentábamos los entrenamientos puntuales de los demás.

Una vez se forjó esa asociación escritura-sudor, los entrenamientos ya empezaron a ser diferentes. No querías limitarte a una simple exposición de datos deportivos sino que buscabas ser imaginativo y original, evitando repetirte.

Entrenabas pendiente de cada detalle, al acecho de aquel suceso original digno de ser narrado después. Otras veces, el entrenamiento era condicionado por la escritura: sabías lo que querías contar, pero antes estabas obligado a vivirlo.

Correr y escribir se convirtieron en amigos inseparables. Cuando uno flojeaba el otro tiraba de él. Si un día te sentías extenuado físicamente, las ganas de escribir te obligaban a salir a la calle para tener algo que contar. Y viceversa; si no te encontrabas inspirado, el acto de correr despertaba tu imaginación.

Hoy sólo escribo sobre mis entrenamientos en ocasiones muy puntuales ( y, por supuesto, tras cada carrera), pues la escritura ha encontrado nuevos amigos inseparables en la música, la productividad o la programación de ordenadores.

Y se necesitan desesperadamente entre ellos. Porque escribir, o componer una canción, o hacer un programa de ordenador, al igual que correr, es siempre una hazaña: llevan implícitos un dolor morboso, reflejo de esa parte de nuestra alma que queda siempre tras cada artículo, canción o programa y que sabemos que nunca recuperaremos.

7’7 Km, a un ritmo medio de 6:05 min /Km.

Javier Montero Gabarró


Escritura y sudor


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

5 opiniones en “Escritura y sudor”

  1. Me he pasado por aquí con la excusa de ver a tus ovejitas…

    Yo ando y pedaleo, sobre todo. Cuando me cruzo con corredores serios, me llama la atención el gesto de sufrimiento de algunos. Ahora me preguntaré si es por dolor creativo 😉

    1. Vaya, has entrado precisamente en la serie en la que en vez de oveja hay un pulpo (pensé que era más propio para tratar el tema del atletismo). :DD

      Andar y montar en bicicleta, a su manera, también sirve. Ahora ya sabes el secreto: tras esa cara de sufrimiento hay todo un mundo un par de centímetros más adentro. 🙂

      1. Andando me suelen divertir los chispazos creativos y puedo también acechar el detalle y la perspectiva excusa para el texto. En bicicleta es más difícil: si voy por el carril bici, estoy demasiado ocupada intentando no arrollar ni ser arrollada por peatones (de los coches no hablemos). Así no hay quien fluya.

        Sobre pulpos y ovejas: un pulpo mejor para esta serie, sin duda. Por en forma que pueda llegar a estar una oveja, no la veo como madrina de los corredores. De todas formas, he estado explorando el blog y he conocido a alguna de tus ovejitas, pero tras la lectura de varias entradas fuera de mi alcance (¿qué sé yo de música, de matemáticas, de LaTeX…?) apagué el ordenador y lloriqueé un rato.

Deja un comentario