Descargando Knoppix 7.0.4

Desde hace dos de semanas, la última versión de Knoppix, 7.0.4, está disponible para su descarga. En los repositorios oficiales podrás encontrar tanto la versión en CD como en DVD. Siempre recomiendo hacerse con las dos: aunque la versión CD contiene las aplicaciones de uso más frecuente, por cuestiones de espacio determinadas herramientas importantes, como el antivirus ClamAV o el gestor de máquinas virtuales Virtualbox, han sido relegados a la versión DVD.

Sé cuidadoso al elegir el fichero a descargar: observa bien la versión y el idioma de la distribución (inglés o alemán, aunque en el arranque podrás optar fácilmente por un entorno en español). Dependiendo del mirror que elijas, encontrarás también ficheros precedidos por el nombre ADRIANE. Son versiones de Knoppix especializadas para personas con discapacidad visual (como es el caso de Adriane, mujer de Klaus Knopper, el creador de Knoppix).

Si ya conoces Knoppix poco te podré contar que tú no sepas; pero si eres novato te diré que, en esencia, no es más que una distribución Linux del tipo LiveCD. Esto significa que no necesitas instalarla en el ordenador para poder disfrutarla: basta con que arranques con el CD o DVD para tener a tu disposición más de 3000 herramientas (en el DVD) para casi cualquier propósito que puedas imaginar. Y todo ello sin afectar en absoluto (salvo que deliberadamente quieras hacerlo) el equipo utilizado.

Una de las características más pulidas de Knoppix en relación a otras distribuciones similares es la extraordinaria capacidad para detectar el hardware. Siempre hace su mejor esfuerzo por arrancar en las mejores condiciones posibles y, de no lograrlo, ofrece modos de personalizar el arranque que te pueden ayudar a salvar el atolladero.

Sea cuál sea tu relación con los ordenadores podrás sacarle partido a Knoppix. Los administradores de sistemas encontramos en esta distribución un compañero excelente para ayudarnos en nuestro día a día. Echa el DVD en el bolso y podrás, estés donde estés, hacer una imagen del disco de un portátil, eliminar un virus de un Windows dado por desahuciado, recuperar el Master Boot Record de un equipo que no arranca o incluso restablecer la contraseña del administrador de un servidor Windows.

Pero no hace falta que seas ningún experto para beneficiarte de Knoppix. Es más, puede servirte como fabulosa introducción al universo Linux sin el riesgo de perjudicar un ápice tu sistema actual.

¡Te animo a utilizarlo!

Javier Montero Gabarró


Descargando Knoppix 7.0.4


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Creación de imágenes de discos duros con Knoppix 6.7

Hace algo más de dos años escribí un artículo explicando cómo realizar una “foto” de nuestro disco duro y conservarla por si, llegado el caso de que sucediera un accidente, necesitáramos restaurar el sistema sin tener que preocuparnos en reinstalar las aplicaciones y configurar los dispositivos.

Hoy he tenido que dar soporte telefónico a mi padre para realizar precisamente esta tarea. Le he hecho descargarse Knoppix 6.7 y lo he remitido al artículo en cuestión, pero me he dado cuenta de que ciertos comandos debían ser actualizados para que funcionasen con las últimas versiones de Knoppix.

Comenzamos arrancando en modo texto y con el teclado en español, tal como está descrito en el artículo:

boot: knoppix 2 lang=es

Descubrimos los discos y particiones presentes:

#fdisk -l

Debemos ser muy cuidadosos a la hora de identificar el disco que copiaremos y la partición de destino en la que volcaremos la imagen.

Ahora bien, a la hora de montar el disco donde almacenaremos la imagen, debemos tener en cuenta que los puntos de montaje están ahora creados en /media, y no en /mnt.

Por lo tanto, el comando (en el caso del ejemplo del artículo) debe ser:

#mount /dev/sdb1 /media/sdb1

No es necesario escribir sudo antes de mount.

Finalmente, lanzamos el comando dd para realizar el volcado de la imagen:

#dd if=/dev/sda of=/media/sdb1/portatil.img bs=4k conv=noerror

Dependiendo del tamaño del disco origen, la copia podrá tardar un par de horas. Tendrás que ser paciente.

Para reconstruir un disco a partir de la imagen, el proceso, tal como el artículo describe, sería el inverso. En este caso, el comando de restauración, cambiando mnt por media, sería:

#dd if=/media/sdb1/portatil.img of=/dev/sda bs=4k conv=noerror

Ya puedes dormir tranquilo…

Javier Montero Gabarró


Creación de imágenes de discos duros con Knoppix 6.7


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Actualizando software de Knoppix – Nueva visita a ClamAV

Hace un par de días, una de mis máquinas Windows (cada vez en menor número) fue contagiada por un rootkit. La eliminación de estos parásitos puede ser, a veces, una labor complicada si ya han tomado control de la máquina. A veces no hay mejor forma de proceder que tratar de deshacerse de ellos mientras “duermen”, lo que implica que Windows no debe arrancar.

Ya escribí un artículo explicando cómo eliminar virus usando Knoppix. Así que introduje mi preciado DVD de Knoppix 6.7.1 (el antivirus ClamAV está en el DVD, no en el CD) y me dispuse a sanear el equipo.

Actualicé los ficheros de firmas, tal como está descrito en el artículo, pero recibí un aviso indicándome que el motor del antivirus estaba anticuado y se recomendaba su actualización.

Desde luego, podía haber ignorado el aviso y proceder con la detección sin más; después de todo, el fichero de firmás sí que estaba actualizado. Sin embargo, eso no habría sido una buena idea: para una detección lo más fiable posible es importante tener el motor de tu antivirus actualizado, pues de ese modo te aseguras de disponer de las técnicas más recientes para descubrir al enemigo, que cada vez es más sofisticado.

Pero claro, Knoppix es LiveCD, no estamos tocando en absoluto los discos duros del ordenador. ¿Podemos actualizar los paquetes de Knoppix, entonces?

Por supuesto que sí, pero no debemos olvidar que todo sucede en memoria. Todos los cambios desaparecerán tan pronto apagemos el ordenador (ya hablaremos, en su día, de cómo hacer cambios persistentes).

En este artículo mataremos dos pájaros de un tiro: a la vez que actualizamos el motor del antivirus, daremos unas pinceladas sobre la gestión de paquetes que pueden ser útiles para instalar o actualizar cualquier otra aplicación que se necesite de modo puntual (a sabiendas de que la perderemos cuando apaguemos la máquina).

Para gestionar los paquetes instalados Knoppix incluye la fabulosa herramienta apt-get, desarrollada por Debian. Es un programa excelente que se ocupa de todos los trapos sucios, como la gestión de las dependencias: aquellos otros paquetes que también necesitan ser instalados o actualizados para que lo que queremos instalar funcione.

apt-get basa su operación en una base local de los paquetes que ya tiene instalados y en una lista de todos los repositorios a los que debe dirigirse cada vez que necesite descargar software. Lo primero que debe conocer es qué hay susceptible de ser actualizado. Para ello, ejecutamos el comando

apt-get update

Hecho esto, el sistema ya sabe qué puede actualizar, así como de dónde debe descargarlo. El siguiente paso consiste en instalar los paquetes correspondientes al antivirus ClamAV: clamav y clamav-freshclam. Ejecutamos el siguiente comando:

apt-get install clamav clamav-freshclam

Observa que basta ejecutar un único comando, separando el nombre de cada paquete por un espacio en blanco.

Al actualizar clamav-freshclam se pone al día, a su vez, el fichero de firmas.

Mucha suerte en tu elimitación de virus. En mi caso, te diré que logré eliminar el rootkit (entreteniéndome, además, en limpiar el registro y reponer los ficheros críticos dañados), pero me entraron dudas sobre la estabilidad del entorno y decidí reinstalar nuevamente el sistema operativo.

Pero Windows ya no, sino Linux (Ubuntu). Eso sí que ha sido sanear el equipo de verdad…

Javier Montero Gabarró


Actualizando software de Knoppix – Nueva visita a ClamAV


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Detección y eliminación de virus con Knoppix

Knoppix es mi navaja suiza en versión software. Siempre suelo llevarlo conmigo por lo que pudiera suceder. En el espacio de un CD tengo a mi alcance un sistema Linux con centenares de herramientas de todo tipo listas para ser ejecutadas en cualquier ordenador sin necesidad de instalar nada en él.

Imagina que un día te llama un amigo con un problema gordo. Esto es algo inevitable para los que nos dedicamos a esto: los amigos se acuerdan de nosotros en estos casos. En fin, ¿para qué estamos si no?

Resulta que tu amigo tiene el ordenador infectado con un virus y no tiene manera de limpiarlo. Un virus activo en memoria puede engañar a un antivirus e incluso evitar que este funcione.

Después de recriminarle por su torpeza, cogemos Knoppix y nos dirigimos a su casa.

Knoppix incluye el antivirus ClamAV entre su conjunto de herramientas fabulosas. Antiguamente lo encontrábamos en la distribución en CD. En las últimas versiones sólo está disponible en el DVD.

En el momento de escribir este artículo la última versión de Knoppix es la 6.7.1.

Arrancamos el ordenador de nuestro amigo con el DVD de Knoppix dentro. El Windows que reside dentro del PC permanecerá dormido, sin arrancar, sin darse cuenta de lo que está sucediendo.

Esta es la gran ventaja de esto: el disco duro del ordenador está “frío”. No arrancamos Windows, no hay programas ni procesos suyos cargados. El virus, por lo tanto, también duerme plácidamente dentro de uno o varios ficheros.

Es como visitar a los vampiros en sus tumbas durante el día…

Arrancamos Knoppix directamente en idioma español y en la línea de comandos. No necesitaremos la interfaz gráfica para nada.

Ya sabemos, por artículos anteriores, como hacer esto. En el prompt de Knoppix escribimos:

knoppix 2 lang=es

Una vez arrancado Knoppix lo primero que debemos hacer es montar el disco duro que queremos analizar. Recuerda que, por defecto, el punto de montaje ya está creado en /media con el nombre de las particiones que Knoppix detecta al arrancar.

Veamos qué particiones tenemos a nuestro alcance:

fdisk -l

En el caso del PC de nuestro amigo, este comando nos devuelve la partición /dev/sda1. Es la que debemos montar:

mount /dev/sda1 /media/sda1

Con esto, ya tenemos el disco infectado al alcance de Knoppix dentro de la carpeta especificada.

Quizás te entre una duda ahora: la versión de Knoppix que tenemos puede que tenga varios meses de antigüedad. ¿Qué pasa con los virus nuevos desde esa fecha? ¿No los va a detectar?

Tranquilo; antes de escanear el disco vamos a actualizar el fichero de firmas del antivirus a la más reciente.

Basta con lanzar el siguiente comando:

freshclam

Naturalmente, la máquina debe estar conectada a una red desde la que acceder a internet. Nuestro amigo tiene el PC conectado a un router del que recibe directamente, mediante DHCP, una dirección IP. No ha hecho falta configurar nada, Knoppix, en la mayoría de los casos, se encarga completamente de todo sin necesidad de nuestra intervención. Si debes configurar una IP fija o tienes que conectarte a una Wi-Fi, tendrás que entretenerte un poco para dejar la red en condiciones.

En unos segundos ClamAV estará actualizado con la base de datos de virus más reciente.

Si llevas tiempo ya trabajando con Knoppix, esto que voy a decir te resultará obvio. Si no es así, debes saber que esta base de datos está en unos ficheros que están completamente en memoria. Knoppix es un Live CD y, por lo tanto, no escribe nada en ningún disco del sistema (salvo que así se lo indiquemos, tal y como vamos a hacer ahora limpiando la máquina). Cuando abandones Knoppix, se acabó también esa actualización. Si vuelves a arrancar tendrás que actualizar nuevamente el fichero de firmas.

Y ahora, a cargarnos el virus.

Podemos hacerlo de dos modos: escaneamos el disco, leemos el informe con el resultado, y eliminamos, con el comando rm de Unix, uno a uno, cada fichero infectado por el virus. O también podemos introducir, en el comando, una opción para que los elimine directamente.

Recomiendo la primera vía. Es más prudente que revisemos previamente el informe y después tomemos la decisión de si eliminar el fichero o no. No siempre los antivirus aciertan.

El comando es el siguiente:

clamscan -ir /media/sda1 > resultado

El parámetro -i indica que sólo me muestre resultados de ficheros infectados y obvie los que están sanos. El parámetro -r se utiliza para que la búsqueda se realice en el interior de todos los directorios recursivamente.

Observa como hemos redirigido la salida a un fichero de texto que hemos llamado resultado, que es el que deberemos consultar después para conocer el resultado del escaneo. Lo encontrarás en el mismo directorio en el que lanzas el comando.

Si no quieres molestarte en tomar decisiones de si borrar o no, puedes dejar que lo haga directamente clam con el parámetro remove:

clamscan -ir --remove /media/sda1 > resultado

Sales de Knoppix, guardas de nuevo tu DVD mágico en el bolso y dejas que tu amigo siga disfrutando de su Windows.

¿Qué menos que te invite a unas cervezas después, no?

Javier Montero


Anotación del 3 de abril de 2012: si ha pasado un tiempo desde que descasgaste tu último Knoppix, puede que te encuentres que el motor del antivirus esté desactualizado. Léete este artículo para saber cómo proceder en ese caso.


Detección y eliminación de virus con Knoppix


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Knoppix 6.7

Como entusiastas de Knoppix, una de nuestras funciones es mantenernos al día con las sucesivas versiones conforme estas aparecen. Eso no significa que debamos desprendernos de los CDs antiguos, pues bien es sabido, en este mundillo, que no necesariamente todo funciona mejor y más rapido cuanto más reciente es. Pero siempre aparece nuevo software con nuevas y excitantes posibilidades, mejor detección del hardware actual, etc., que hace conveniente que nos actualicemos. Además, no olvidemos que hablamos de software gratuito.

Ha llegado el momento, pues, de relegar nuestra última versión 6.4.4 al almacén histórico (en reserva activa, por si las moscas), y descargarnos la novedosa 6.7.

En el enlace tenéis la lista de los mirrors oficiales desde el cuál podéis bajaros Knoppix.

Entre todas las versiones debéis descargar la 6.7 (la última en el momento de escribir esto) y en inglés (a no ser que la prefiráis en alemán). Recordad que el idioma no será ningún obstáculo después (gracias al modificador lang=es). Si no vais a arrancar con ADRIANE (software para asistir a personas con deficiencia visual), no descarguéis el fichero que comienza por ADRIANE-KNOPPIX. Prestad atención, pues no todos los mirrors están actualizados ni tienen los mismos ficheros.

La versión en CD es obligada. Si disponéis de ancho de banda suficiente, descargad también el DVD, repleto con muchísimas más herramientas. Pero nunca optéis por el DVD en lugar del CD.

Además de nuevas versiones del kernel y de xorg que facilitan una mejor detección del hardware más moderno, tenemos la posibilidad de arrancar en 64 bits gracias a un nuevo modificador. Versión nueva del paquete de oficina Libre Office y, como navegador por defecto, Chromium que, si no lo sabéis, es el proyecto de código abierto a partir del cual está construido Google Chrome.

Os dejo también estos enlaces, por si estáis interesados en saber qué software atiborra el CD y el DVD.

Feliz descarga de Knoppix 6.7. En el próximo artículo de esta serie utilizaremos ya esta versión.

Javier Montero

Knoppix a la velocidad de la luz

Llevar siempre con nosotros un CD de Knoppix es casi como ir cargados con una super máquina Linux repleta de utilidades, pero con la ventaja de que no ocupa ni pesa nada.

Al igual que un alma en pena  necesita un cuerpo material para cobrar vida, Knoppix requiere un ordenador que le “ceda” temporalmente sus recursos. Pero se trata de un fantasma bondadoso y, si no se le provoca, una vez abandone el cuerpo no habrá dañado en absoluto a su amable anfitrión.

El punto débil de Knoppix es precisamente aquello que lo hace tan atractivo: todo su arsenal de aplicaciones descansa en el CD. Esto trae consigo dos importantes limitaciones:

  1. El tiempo de acceso a la unidad de CD es muy alto. Bastante más lento que un disco duro (que, a su vez, es bastante más lento que la memoria RAM).
  2. El CD de Knoppix deberá estar en la unidad hasta que hayamos apagado el sistema, con lo cual el lector no estará disponible para otros usos.

Existe un truco mágico que soluciona estos dos inconvenientes.

El modificador de arranque toram provoca que se vuelque el contenido completo del CD en memoria RAM. De este modo mataremos dos pájaros de un tiro:

  1. La velocidad de acceso es tremenda: no hay que ir al CD a buscar nada más. Se supera con creces incluso a los tiempos de acceso al disco duro.
  2. Al estar todo el CD volcado en RAM, no necesitamos más el disco de Knoppix. Podemos retirarlo de la unidad y así tendríamos el lector o grabador disponible para cualquier otro uso.

Si esto es tan maravilloso, ¿por qué no lo hacemos siempre?

Estamos hablando de cargar el contenido del CD completamente en memoria. El disco de Knoppix viene repletísimo hasta las trancas (700 MB). Si además tenemos en cuenta la memoria que el sistema necesitaría para sus labores básicas, resulta que deberéis contar con un mínimo de 1 GB de RAM para hacer esta realidad posible.

Si la memoria no es el problema, nada nos impide poner esto en práctica. Cuando nos aparece el prompt boot: , al inicio, escribimos:

knoppix toram

O, mucho mejor, como ya nos sabemos unos cuantos trucos (ver entradas anteriores del blog):

knoppix lang=es no3d toram

Lo que provocará que el sistema arranque en español, desactive los efectos gráficos (muy bonitos, pero consumidores de recursos) y se vuelque completamente en RAM, liberando la unidad de CD.

Durante el proceso de arranque veremos un nuevo mensaje:

Copying data, press space to skip

Está copiando un CD completo a memoria y esto toma su tiempo. Estimad que el arranque se demorará en torno a los cinco minutos más. Pero merecerá la pena la espera, os lo aseguro ( a no ser que necesitéis Knoppix para resolver alguna tarea rápida que requiera menos de ese tiempo).

Si nos arrepentimos, podemos pulsar, como nos indica el mensaje, la barra espaciadora. En ese caso, regresaremos a Live-mode y aparecerá en pantalla el mensaje:

>>> Please do not remove medium until shutdown!

Es decir, que ni se os ocurra sacar el CD del sitio.

Si tenéis máquinas con al menos 1 GB de RAM, probad lo explicado hoy. Sólo una advertencia: ¡abrochaos bien los cinturones de seguridad!

Javier Montero

Knoppix: Desactivando los efectos gráficos

Knoppix 6.4.4
Nivel: Básico

A poco que hayáis estado enredando con el entorno gráfico os habréis dado cuenta de los fabulosos efectos que trae consigo: ventanas gelatinosas, pantallas que explotan al cerrarlas… Y muchos otros que posiblemente aún no conozcáis, como el cubo tridimensional, cuya cara representa a los distintos escritorios virtuales.

Naturalmente, que estos efectos estén presentes o no va a depender de la tarjeta gráfica, pero, con frecuencia, Knoppix es capaz de mostrarlos incluso en aquellas quizás no tan potentes.

Todas estas virguerías son debidas a Compiz Fusion, una fantástica colección de plugins de efectos 3D que está ejecutándose sobre el gestor de ventanas.

Podemos activar o desactivar aquellos efectos que no deseemos en

Preferencias | Administrador de Opciones Compiz Config y, una vez dentro, “Efectos”.

No obstante, en numerosas ocasiones desearemos tener el entorno lo más ágil posible y no querremos perder tiempo ni recursos en estos juegos de artificio. Podemos, desde luego, entrar en el administrador de Compiz y desactivar todos los módulos, pero existe un mecanismo más contundente:

En el momento del arranque de Knoppix, justo cuando aparece el prompt “boot:” agregamos un nuevo modificador que evitará que se cargue el soporte 3D: no3d.

knoppix lang=es no3d

Esto, además de cargar el sistema en español, desactivará la funcionalidad de Compiz y arrancará el modo gráfico sin esos sorprendentes efectos.

Aunque os digo una cosa: los echaréis de menos.

Javier Montero

Knoppix: Copia de seguridad del Master Boot Record

Knoppix 6.4.4
Nivel: Avanzado

Si quizás sois como yo, que os gusta enredar y tocar en las entrañas del software, incluso en las del más íntimo, ligado al propio arranque de la máquina, entonces seguro que esta entrada puede que os ayude a evitar un buen susto.

En el “sector de arranque”, los primeros 512 bytes del disco duro, se encuentra almacenada una zona crítica para el inicio del equipo: el Master Boot Record (MBR), que suele contener el primer código de arranque y la tabla de particiones del sistema.

Los gestores de arranque escriben en esta zona, un virus puede alterarla, o incluso vosotros mismos si sóis como yo y os pierde la curiosidad. Es una buena precaución tener a salvo el MBR con una copia de seguridad.

La utilidad que emplearemos es dd, presente en todas las distribuciones de Linux. Si la máquina es un Windows, arrancamos con nuestro CD mágico de Knoppix y ya tenemos toda la potencia de Linux al alcance de nuestros dedos.

Hace más de un año escribí el artículo “Creación de imágenes de discos duros”, en el que explicaba cómo clonar un disco utilizando dd. La mecánica de trabajo es la misma y no vendría mal su relectura.

Introducimos el CD de Knoppix, pinchamos un “lápiz” USB en el que volcaremos la copia de seguridad y arrancamos la máquina.

Cuando aparece el prompt boot: escribimos, antes de que continúe el proceso de arranque:


knoppix 2 lang=es

de modo que Knoppix arrancará en modo texto y con la disposición de teclas de nuestro idioma.

Una vez concluido el arranque, comprobemos cómo han sido detectados los discos:


fdisk -l

En mi caso, que lo he lanzado desde un portátil, aparece el disco interno como sda y el lápiz USB como sdb, con sus respectivas particiones sda1 y sdb1.

Montamos el dispositivo USB para poder almacenar ahí la copia de seguridad:


sudo mount /dev/sdb1 /mnt/sdb1

Copiamos el MBR con este simple comando:


dd if=/dev/sda of=/mnt/sdb1/portatil.mbr bs=512 count=1

Al momento, se habrá creado el fichero portatil.mbr en el dispositivo usb.

Revisemos la sintaxis del comando:

Con if especificamos el fichero origen, en este caso el disco duro interno. El fichero de salida se indica con of. El proceso se realizará volcando UN único bloque (count) de 512 bytes (bs).

A partir de ahora podéis experimentar a gusto en esa zona tan delicada del disco. Tal vez os animéis a diseñar vuestro propio gestor de arranque.

Si las cosas no funcionan como esperabais, siempre se puede dar marcha atrás y restaurar el MBR que teníais en un principio con:


dd if=/dev/sdb1/portatil.mbr of=/dev/sda

Cargaos sin miedo el MBR. Yo ya lo he hecho un par de veces (y no siempre tenía una copia de seguridad a mano).

No, mejor no me hagáis caso: no asumo ninguna responsabilidad por lo que podáis hacer.

Javier Montero

Knoppix: Explorando el sistema de ficheros con PCManFM

Knoppix 6.4.4
Nivel: Básico

Sin duda, una de las herramientas que no pueden dejar de estar presentes en el CD de Knoppix es un buen gestor de archivos para cuando trabajemos desde la interfaz gráfica.

Recordemos que Knoppix 6 usa, como entorno de escritorio, LXDE, caracterizado por su economía de recursos. El gestor de ventanas que esta interfaz carga por defecto responde a las mismas características de poco consumo de memoria.

Presentamos PCManFM (PCMan File Manager), software libre bajo licencia GNU, ligero y rápido donde los hay, pero sin perder un ápice en prestaciones.

PCManFM toma su nombre de PCMan, el apodo con el que se hace llamar por Internet su autor, Hong Jen Yee.

Para arrancarlo, basta con hacer clic sobre el icono que representa un archivador, abajo, justo a la derecha del de LXDE.

PCManFM montará cualquier dispositivo de almacenamiento que localice en el sistema, como discos duros, lápices USB, etc…

Hay que ser tremendamente cuidadoso, porque tratará de montar todos los discos en modo lectura/escritura, incluso las particiones NTFS (algo que en versiones anteriores de Knoppix no funcionaba bien). Eso significa que si trasteamos indebídamente y borramos o modificamos ficheros críticos del disco duro interno, podríamos afectar al arranque de la máquina nativa después.

Pero eso no va a suceder, ¿no? Somos profesionales, y si llevamos Knoppix siempre encima con nosotros es para deshacer entuertos, no crearlos. 😉

Javier Montero

Knoppix : Iceweasel, la "comadreja de hielo"

Knoppix 6.4.4
Nivel: Básico

Una vez hemos “tomado prestada” una máquina y hemos arrancado con el CD de Knoppix, es posible que una de las tareas que deseemos hacer sea navegar por internet.

Imaginemos que han sido requeridos nuestros servicios para solucionar los problemas de arranque de un equipo que tiene sus ficheros dañados. Arrancamos con Knoppix y accedemos sin dificultad al sistema de ficheros corrupto. Pero nos surge una duda y debemos hacer una consulta en Google.

Si NetworkManager ha cumplido bien con su tarea de detección de la red, estamos prácticamente ya en condiciones de navegar por Internet. El CD de Knoppix, entre sus numerosas herramientas, incluye el navegador Iceweasel.

Iceweasel, que podríamos traducir como “comadreja de hielo”, tiene un nombre que parodia a Firefox, el “zorro de fuego”.

Y es que Iceweasel está basado en Mozilla Firefox. Por cuestiones referentes a la política de utilización del logo y algunas otras secciones del programa, Firefox no era una aplicación 100% de código libre, con lo cual el grupo Debian creó su versión modificada en la que se sustituían las secciones conflictivas por otras libres.

Knoppix, que es una distribución basada en Debian, incorpora, en su versión 6.4, Iceweasel como navegador web.

Encontraremos la aplicación Iceweasel dentro del grupo Internet, que aparece al desplegarse el menú de LXDE al hacer clic sobre su icono, abajo a la izquierda.

Disponemos también de un acceso rápido: el icono “Web browser”, justo a la derecha del emulador de terminal.

La versión de Iceweasel que incluye el CD mágico de Knoppix 6.4 es la 3.6.13, equivalente a Firefox 3.6.13.

Si ya estáis habituados a Firefox, con Iceweasel os sentiréis como en casa.

¡Feliz y productiva navegación desde Knoppix!

Javier Montero