Comenzamos la visita a Knoppix

En la sesión anterior descargamos las imágenes ISO en CD y DVD de Knoppix 6.4.4 y las reconstruimos en sus respectivos soportes. Hoy nos pondremos manos a la obra y arrancaremos el sistema por primera vez.

Arrancar Knoppix es tan simple como insertar el CD o DVD y encender el ordenador con él dentro.

Si, una vez hecho esto, el ordenador continúa cargando el sistema operativo habitual, es que, probablemente, el orden de arranque de la máquina, configurado en el setup, prioriza al disco duro antes que al CD. Asegurémonos también de que hemos reconstruido la imagen bien. Generar la imagen NO SIGNIFICA copiar el fichero ISO en el CD.

Debemos estar atentos durante la carga. Si no hacemos nada Knoppix arrancará en el idioma propio de la versión que descargamos (recordemos que sólo se nos ofrecía en alemán o inglés), lo cual puede resultar engorroso, muy especialmente a la hora de tener que utilizar el teclado.

Pero, en un instante dado, veremos que aparece, en la parte inferior:

boot:

Durante unos segundos tendremos la opción de introducir modificadores que afectarán al inicio del sistema. Escribamos, a continuación de boot:

knoppix lang=es

El teclado, en este momento, aún no está en español y el signo ‘=’ no se halla en su ubicación habitual en la tecla ‘0’. Lo encontraremos a la derecha del todo, arriba, en la tecla que contiene la apertura de exclamación e interrogación.

Pulsemos ENTER y el sistema continuará con el proceso de arranque, pero esta vez se ocupará de realizar los cambios oportunos para ofrecernos un entorno en español.

Observemos el mensaje que aparece:

“Please do not remove medium until shutdown”.

Recordemos que Knoppix no va a buscar nada al disco duro, todos sus ficheros están en el CD y los irá cargando en memoria a medida que los vaya necesitando. Por eso, es importante que el CD esté dentro durante toda la sesión.

Si todo va bien Knoppix concluirá el arranque mostrándonos un completo entorno gráfico de escritorio desde donde podremos acceder a la mayor parte de las aplicaciones que incorpora.

En función de la tarjeta gráfica detectada, se permitirá incluso el lujo de mostrarnos animaciones y efectos durante el uso de las ventanas. Efectos que, aunque inútiles, dan buena cuenta de la fabulosa detección de hardware presente en Knoppix.

El entorno de escritorio que monta Knoppix es LXDE (Lightweight X11 Desktop Environmment) sobre el gestor de ventanas Openbox.

LXDE no es tan rico en posibilidades como lo es GNOME o KDE (dos de los más populares), pero destaca por ser extremadamente ligero, con un apreciable menor consumo de CPU y de RAM que los anteriores. Eso lo hace ideal en un sistema como Knoppix, que podremos lanzar incluso en máquinas con muy pocos recursos. Por otro lado, recordemos que todos los ficheros están en el DVD y no en el disco duro, con la importante diferencia en cuanto a tiempo de acceso. Mientras menos parafernalia tenga que cargar, más ágil resultará el proceso.

Tiempo libre para que cada uno visite con libertad los distintos menús y opciones. No hay nada que temer, nada afectará al disco duro (salvo que tengamos conocimiento de cómo hacerlo y deliberadamente lo hagamos) y cuando terminemos nuestro sistema Windows, Linux, o lo que sea que corra en el PC, seguirá haciéndolo del modo habitual.

En la parte inferior izquierda de la pantalla encontraremos el icono característico de LXDE, simbolizando un pájaro, ligero y veloz. Desde ahí tendremos acceso a buen número de las aplicaciones incluidas en Knoppix. Naturalmente, este conjunto de programas será diferente si hemos arrancado con el CD o el DVD.

Enredemos sin miedo durante un rato…

Hora de volver al autobús y dar por finalizado el recorrido turístico de hoy. En el menú de LXDE se halla también la opción “Salir”. Hagamos clic sobre ella y elijamos “Apagar” en el cuadro que aparece.

En un momento dado se nos pedirá que retiremos el CD y pulsemos Enter para finalizar el apagado.

Experimentemos Knoppix en diversos equipos, tanto de sobremesa como portátiles. La mayor parte de las veces se cargará sin problemas. Sólo en algunas ocasiones puede que esto no suceda. En entregas posteriores veremos qué podemos hacer en estos casos.

Javier Montero

Deja un comentario