Tonos y semitonos

En los dos últimos artículos de “Teoría musical” dimos nombre a todas las notas de nuestro sistema musical. Repasadlo si tenéis alguna duda antes de proseguir.

Ilustramos el concepto observando el teclado de un piano, pues de un modo visual permite comprender que hay, por decirlo de algún modo, dos tipos de notas: las correspondientes a las teclas blancas, con una nomenclatura sencilla, y las asociadas a teclas negras, a las que añadimos los términos “sostenido” o “bemol”. En la guitarra esto no se puede observar directamente: no hay ninguna indicación visual que nos permita saber si una nota tiene sostenidos o bemoles o no.

De ahora en adelante, denominaremos a las notas que son sostenidas o bemoles, notas alteradas, en contraposición a las que no lo son, las notas naturales.

Observemos que nuestro sistema musical se compone de 12 notas, 7 de las cuales son naturales y 5 alteradas.

Vuelvo a recordar que entre dos notas naturales siempre hay una alterada, salvo entre Mi y Fa y entre Si y Do.

Entre dos notas consecutivas cualesquiera decimos que hay una distancia de un semitono.

Pensemos por ejemplo en la nota Do, que ya sabéis localizar en el piano. ¿Cuál es la nota consecutiva que sigue a ese Do?

Está en la tecla negra. Es la nota alterada que está entre Do y Re, es decir, Do♯ (o Re♭).

Por lo tanto, la distancia entre Do y Do♯ es un semitono.

Lo mismo ocurre hacia el otro lado. ¿Qué nota es la que está inmediatamente antes de Do?

La respuesta es Si (fijaos en que no hay una tecla negra). Por lo tanto, la distancia entre Si y Do es un semitono, también.

Calculad esto: ¿cuántos semitonos hay entre Do y Fa?

No es más que contar teclas: Do♯, Re, Re♯, Mi y Fa. La respuesta, por lo tanto, es 5 semitonos.

El concepto de tono es sencillo: uno tono equivale a dos semitonos (algo obvio, por otra parte).

Decir que la distancia entre Do y Fa es de 5 semitonos equivale a decir que es de dos tonos y medio. Sencillo, ¿verdad?

En el mástil de la guitarra también se reconoce fácilmente el semitono. Cada vez que subimos o bajamos un traste estamos recorriendo un semitono.

Por ejemplo, supongamos que tenemos situado un dedo en el quinto traste de la primera cuerda y lo hacemos sonar. Si colocamos el dedo ahora en el sexto traste obtendríamos un sonido que está a una distancia de un semitono del anterior.

En la siguiente lección de la categoría “Guitarra” explicaré toda la nomenclatura de notas aplicadas a ese intrumento.

Con los conceptos de tono y semitono claros, la siguiente sentencia debe comprenderse perfectamente:

La distancia entre dos notas naturales consecutivas es de un tono, a excepción de Mi y Fa y de Si y Do, en las que la distancia es de un semitono.

Y ahora un sencillo ejercicio que espero que resolváis:

¿Cuál es la distancia entre Re y el La más agudo siguiente (es decir, a la derecha del Re)?

¿Cuál es la distancia entre el Re y el La más grave anterior (a la izquierda del Re)?

¿Cuánto suman esas dos distancias?

Javier Montero

p5rn7vb
Esta entrada fue publicada en Armonía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Tonos y semitonos

  1. edwar herrera dijo:

    uuufff super gracias por que por aprendi un poco de en teclado del piano ;)

  2. robert white dijo:

    Gracias por existir ya que tu muy peculiar estilo de
    explicar con lujo de detalle nos es mas ameno a la comunidad autodidacta, muchas felicidades hermano.

    • Ser autodidacta implica preocuparse por los detalles. Continuamente cuestionamos todo lo que aprendemos intentando no dejar flecos, dudas sin respondernos. ;)
      ¡Gracias!

  3. Alex Lopez dijo:

    Dejame decirte que quiero empezar a retomar donde me quede en algun momento de mi vida y me va a servir mucho este foro, gracias por el aporte me quedo mas clro que nunca aunque como menciono ya tenia algo de conocimientos basicos de la materia!

    • Gracias, Alex. Me alegro de que este blog te resulte útil. No dudes en preguntar cualquier cosa relacionada con los contenidos que no tengas clara.
      Saludos y buena suerte!

  4. juanito labrada dijo:

    Muy bueno, pero no me queda claro porque entre mi y fa, así como en si y do, hay un semitono, si estas son notas naturales, la lógica nos diría que entre ellas hay un tono.

    • Es una cuestión de diseño y nuestro sistema musical occidental apostó por él hace varios siglos.
      Si fuera como propones existirían 14 notas en lugar de 12 en una octava y las escalas y acordes que formaras te sonarían absolutamente disonantes.
      La elección de 12 no fue casual y permite la presencia, con un mínimo error, de las consonancias obtenidas al hacer uso de proporciones de números enteros.
      Saludos

Deja un comentario