Las notas musicales: las teclas negras

Objetivo: aprender a nombrar las notas negras del piano y entender el concepto de sostenido y bemol.

En el anterior artículo de Armonía descubrimos las notas musicales asociadas a las teclas blancas de un piano o teclado. Hoy aprenderemos a dar nombre a esas otras más estrechas, cortas y, sobre todo, oscuras: las teclas negras.

Volvamos a la imagen parcial de un piano con la denominación de las notas sobre cada tecla blanca.

Una nota negra puede tomar dos nombres diferentes, dependiendo de si la nombramos en relación a la blanca que la precede o a la que está inmediatamente después. En el primer caso utilizamos el adjetivo sostenido junto al nombre de la nota anterior. En el segundo, agregamos el término bemol al nombre de la nota siguiente.

Aclararemos esto con un ejemplo. Fíjate en el gráfico: entre las notas DO y RE hay una nota intermedia. ¿Cómo se llama?

Como la nota blanca a la izquierda es un DO, su nombre sería Do sostenido.

O bien, como la nota blanca de la derecha es un RE, podriamos denominarla Re bemol.

El símbolo del sostenido es ♯, y el del bemol ♭.

Por lo tanto, la nota indicada sería Do♯, o bien Re♭. En notación anglosajona tendríamos: C♯, o D♭.

¿Cómo se denomina la nota correspondiente a la tecla negra que hay entre RE y MI?

D♯ / E♭

No deberías tener problema en nombrar las negras restantes:

F♯ / G♭      G♯ / A♭      A♯ / B♭

Cualquiera de estos pares de notas tienen el mismo sonido, pese a poder nombrarse de dos modos diferentes. Decimos que son enarmónicos.

¿Cuándo utilizaremos la denominación con sostenidos y cuándo con bemoles? La respuesta la va a marcar el contexto tonal en que nos encontremos. No te preocupes por eso, de momento; más adelante lo comprenderás

Ya estamos en condiciones de indicar todas las notas musicales. Comenzaremos por la secuencia con sostenidos:

C, C♯, D, D♯, E, F, F♯, G, G♯, A, A♯, B, C, …

Y otra vez se repite la serie, con las mismas notas pero más agudas (una octava más altas).

Observa que entre las notas E y F no hay ninguna nota intermedia. Lo mismo ocurre entre B y C. Si no lo ves claro presta atención al gráfico del teclado de nuevo. Graba esto bien en tu cabeza, es un concepto muy importante.

Repitamos la secuencia, pero esta vez con bemoles:

C, D♭, D, E♭, E, F, G♭, G, A♭, A, B♭, B, C, …

Y así sucesivamente.

Cuenta las notas y verás que, en total, tenemos, en nuestro sistema musical, DOCE notas diferentes (contando los enarmónicos como sólo uno).

Ya sabes nombrar correctamente las notas; en la próxima sesión aclararemos los conceptos de tono y semitono.

Javier Montero Gabarró


Fecha de la última revisión: 21 de septiembre de 2012


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2011/08/las-notas-musicales-las-teclas-negras/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice completo de artículos sobre armonía.

18 opiniones en “Las notas musicales: las teclas negras”

  1. Excelente!!!. Para aquellos que nos apasiona la musica y tomamos el reto de no solo disfrutarla escuchando sino, ya iniciando el tocar el teclado o piano, GRACIAS!

      1. Gracias. Por favor continúen con esta importante labor de ayudarnos sobre el aprendizaje musical de esta forma, sencilla y precisa.

  2. Me encanta eso del Club del autodidacta. Soy una señora de 74 años y mi método de aprendizaje es precisamente ese. Me estas ayudando mucho en la comprensión de la música a nivel técnico. Un millón de gracias.

    1. Un placer escribir los artículos, Johana, y un esfuerzo ampliamente recompensado cuando leo mensajes como el tuyo.
      Gracias por escribir y continúa disfrutando de esa maravillosa experiencia que es responsabilizarte de tu propio aprendizaje.
      Saludos

  3. Aclaro que no se nada de musica, pero lei por ahi que dicen que las teclas negras del piano son acordes, es verdad ?

    1. Bueno, pues ya sabes un poquito más… 🙂
      No, las teclas negras del piano no son acordes, sino que se corresponden, cada una, a notas musicales distintas con el mismo derecho que si de teclas blancas se tratara.
      Junta unas cuantas notas, blancas o negras, y hazlas sonar a la vez y tendrás un acorde.
      Saludos

    1. jajajaja aca estoy yo en un comentario me parecia que ya habia visto una explicacion similar sos un genio se puede aprender rapido y bien con vos Javier Montero me encanto poder comprender todo sobre sost y bem

  4. Maravilloso! Lo único que siento es que algunos cuadros y explicaciones sólo estén en notación anglosajona. Por lo demás, me son muy útiles tus lecciones, porque estudié un poquito el piano pero no la teoría. Gracias.

Deja un comentario