MuseScore #7: Uso de las flechas del teclado en la edición de notas

Uno de los mejores trucos que puedo recomendaros a la hora de aprender una materia nueva es fraccionar la información en pequeñas unidades que presenten un número reducido de conceptos simultáneamente. Parece ser que hay un límite en el número de objetos que pueden ser procesados a la vez en nuestro cerebro, así que no lo dudéis: menos implica más rendimiento.

Esta es la metodología que estamos siguiendo en el curso: pocos conceptos y relacionados, piezas que gradualmente van configurando el puzzle sin apenas esfuerzo consciente.

Vamos a abrir el fichero del capítulo anterior y vamos a probar en él algunas técnicas de edición basadas en las flechas del teclado.

Haced clic con el ratón sobre el Do del primer compás. Observaréis que se destaca en color azul. Decimos que esa nota está seleccionada.

Pulsad a continuación la flecha derecha del teclado y observad como la selección se desplaza, paso a paso, en ese mismo sentido. Fijamos como, después de haber alcanzado el Si del tercer compás, la selección continúa por el silencio del cuarto, en vez de desplazarse al Do del pentagrama de la clave de Sol. Es decir, todo el movimiento sucede en el mismo pentagrama.

Probad ahora la flecha izquierda para desplazarnos en ese sentido.

Vamos a experimentar, a continuación, con las flechas de movimiento vertical, arriba y abajo. Dejad seleccionado, por ejemplo, el Re del segundo compás.

Pulsad una vez la flecha hacia arriba: el Re se convierte en Re sostenido.

Pulsadla de nuevo: El Re# se convierte en Mi, trasladándose la figura al tercer espacio, tal como le corresponde.

Pulsad otra vez: Mi se convierte en Fa.

Vamos a descender, ahora. Pulsamos la flecha hacia abajo: Fa se convierte en Mi.

Volvemos a pulsar: Mi se convierte en Mi bemol. Observad como el programa actúa correctamente y automáticamente pinta un becuadro en el otro Mi del compás.

En resumidas cuentas: las flechas horizontales desplazan la selección en sentido horizontal, mientras que las verticales alteran, semitono a semitono, la nota seleccionada.

Ahora aprenderemos a dar pasos de gigante:

Seleccionad el Do del primer compás. A continuación, con la tecla Control pulsada, presionad la flecha a la derecha. La selección, en vez de cambiar a la nota próxima, cambia a la primera nota del compás siguiente. Con una sola pulsación hemos saltado todo un compás. Probad esos pasos de gigante hasta el final y luego en sentido contrario con Control – Flecha Izquierda.

Y ahora experimentemos qué sucede con las flechas verticales.

Volved a seleccionad el Do del primer compás y pulsad, esta vez, con la tecla Control presionada, la flecha hacia arriba. El Do se convierte, automáticamente, en un Do una octava más alto (dentro del mismo pentagrama, naturalmente). Y a la inversa: si mantenemos presionada la tecla Control y pulsamos la flecha hacia abajo, la nota se convierte una octava más grave. Experimentad esto subiendo y bajando octavas en ambos sentidos.

Para concluir, dos truquitos…

Atención con las notas seleccionadas. Muchas acciones afectan a la selección y, por accidente, podríais provocar algo no deseado. Si no vais a trabajar más con la nota, lo propio es deseleccionarla. Para ello, es suficiente con pulsar la tecla Esc.

Tampoco hubiera sucedido nada grave. Sabéis que si cometéis un error, basta con pulsar Ctrl-Z para deshacer el entuerto. Pero, ¿y si he cometido muchos errores y quiero restaurar la partitura al estado inicial?

La solución rudimentaria es simple. Cerramos el documento y, cuando nos pregunte si deseamos salvar los cambios, le indicamos que no. A continuación, volvemos a cargarlo.

Pero hay una forma más elegante: en el menú Archivo tenéis la opción Recargar. Nos preguntará si deseamos guardar los cambios en la partitura. Pulsamos sobre Descartar, con lo cual el documento volverá inmediatamente a su estado inicial.

Javier Montero


MuseScore #7: Uso de las flechas del teclado en la edición de notas


Si este artículo te ha parecido interesante y crees que puede ser útil a los demás, considera la posibilidad de compartirlo en tus redes sociales favoritas.

MuseScore #4: Interactuando con la leyenda

Comenzamos el trabajo con el  archivo con el que cerramos el último capítulo. Tenemos un esqueleto de partitura con una leyenda compuesta por cinco zonas diferentes de texto, cuatro en la parte superior y otra en el pie de la página. En la sesión de hoy interactuaremos con esos cuadros de texto.

Observad la leyenda superior. El conjunto aparece enmarcado en un cuadro que lo separa de la partitura propiamente dicha. La visualización de ese marco es opcional. Podéis activarlo o desactivarlo en el menú Mostrar | Mostrar marcos. Debéis saber que, aunque los estemos viendo en pantalla, no aparecerán en la versión impresa del documento. En breve conoceréis su utilidad.

Para seleccionar un cuadro de texto basta con hacer un clic sobre él. Probadlo, tanto para el marco global superior, como para cada leyenda en particular, incluida la que está en el pie de la página. En el caso del marco global, los bordes aparecen destacados en azul. En las leyendas, es el texto el que aparece en ese color.

Tener el cuadro general o una leyenda seleccionada nos permite eliminarla pulsando la tecla Supr. Probadlo con el marco global. No temáis, para deshacer la operación basta con que pulséis Ctrl-Z después.

No vamos a necesitar la leyenda “El autor de la letra”. Seleccionadla y pulsad Supr.

Para editar una leyenda  hacemos doble clic sobre ella, entrando así en el modo de edición. El cursor se posiciona en el punto del ratón. Podemos movernos fácilmente por el texto usando las teclas habituales de edición. No estamos necesariamente confinados a una única línea. Si necesitamos abrir más basta con pulsar Enter al final. En este caso, apreciad que el texto aparece justificado (centrado, izquierda o derecha) en función de la leyenda en particular que estemos editando.

Para abandonar el modo de edición, hacemos clic en cualquier parte fuera del cuadro o bien pulsamos la tecla ESC.

Cambiemos el título y escribamos, en su lugar, “La escala de Do mayor”. Editamos el subtítulo y lo dejamos en “Una melodía profunda”. Seguimos con el autor de la música y escribimos “Canción popular”.

Nos desplazamos ahora al pie de la página para cambiar el cuadro de texto del copyright. Para movernos hasta allí, si no está visible, hacemos clic con el ratón en cualquier parte de la página que esté libre y, sin soltarlo (veremos que cambia la forma del cursor), arrastramos la página hasta la zona deseada. Cambiamos su contenido por “© Super Producciones Musicales”. Para obtener el símbolo del copyright, en una máquina Windows, pulsamos la tecla ALT y, sin soltarla, en el teclado numérico escribimos 0169. El símbolo aparecerá en cuanto liberemos la tecla ALT.

Para finalizar, probemos el efecto de hacer doble clic sobre el cuadro global superior. Nos aparece un pequeño cuadrado que nos va a permitir redimensionar la altura del cuadro. Esto es muy útil si hemos insertado más líneas en las leyendas. De este modo, el comienzo de la partitura se ajusta automáticamente, haciendo sitio a las nuevas dimensiones del cuadro.

Guardamos nuestro trabajo con el nombre MuseScore-4 y cerramos la aplicación por hoy.

Javier Montero