Armonización de la escala mayor – 1

Objetivo: presentar la serie dedicada a la armonización de la escala mayor y entender el concepto de acorde diatónico.

En la vida de todo músico, particularmente si se tiene interés en la composición, hay un hito formativo que marca un claro antes y después: el conocimiento de la armonización de la escala mayor.

Recuerdo mis primeros pinitos en la guitarra tratando de descubrir los acordes de las canciones que me gustaban. En buena parte se trataba de una cuestión de ensayo y error entre todos los acordes que me conocía hasta que encontraba alguno que parecía atinar.

Mis primeras composiciones también eran un tanto caóticas. Mezclaba acordes sin ton ni son y trataba de encontrar melodías que se ajustaran a ellos. Mis únicas guías eran la intuición y ver cómo lo hacían otros y, aunque en música la intuición es siempre la mejor de las guías, tener cierta conciencia de lo que uno está haciendo facilita las cosas y puede ayudarte en el proceso creativo.

Tal vez te hayas planteado en alguna ocasión cuestiones como estas:

Quiero escribir una canción en Sol menor, ¿qué acordes puedo utilizar?

“Estando en la tonalidad de Fa mayor, ¿puedo usar un acorde de La mayor?”

Estas preguntas tienen truco, desde luego… En música puedes usar las notas y acordes que te dé la gana. El gran músico y profesor Jamie Aebersold solía decir que no hay notas equivocadas, sólo pobres elecciones. Lo cierto es que debes hacerte responsable de tus decisiones y, hasta cierto punto, del efecto que estas provoquen en quien te escuche.

El hecho de optar por una tonalidad concreta ya lleva implícito un conjunto de notas “seguras” sobre las que nos apoyaremos para construir la melodía y armonía. Son seguras en el sentido de que son las que nuestros oídos, educados durante tanto tiempo en nuestro sistema tonal occidental, aceptarán sin discusión.

Si, por ejemplo, vamos a componer una canción en Fa mayor, esas notas seguras no son otras sino las que corresponden a la escala del mismo nombre:

Fa mayor: Fa – Sol – La – Si bemol – Do – Re – Mi – Fa

[Si no sabes construir esta escala, permíteme que te sugiera la lectura del artículo del blog en el que explico cómo construir la escala mayor en cualquier tonalidad.]

De entre las doce notas existentes en nuestro sistema musical, hemos elegido un subconjunto de siete concretas. Una melodía escrita en Fa mayor está centrada en una nota principal, Fa, denominada la tónica, alrededor de la cual bailan las restantes de la escala.

¿Qué acordes debo utilizar, por lo tanto, si quiero armonizar una melodía escrita en Fa mayor?

La respuesta es muy sencilla: aquellos que están compuestos de notas que pertenecen a la escala de Fa mayor.

La mayoría de nuestra música occidental está escrita así, empleando una escala diatónica de 7 notas armonizada por acordes derivados de la misma escala.

Estos acordes, a los que nos referiremos de ahora en adelante como diatónicos, son los que funcionan, la apuesta segura si queremos que nuestra música sea aceptada con facilidad.

Ahora bien, limitar la creación musical a únicamente el empleo de escalas y acordes diatónicos es ponerle rejas a nuestra creatividad. Como niños desobedientes, nos gusta desafiar al sistema tonal introduciendo notas y acordes non gratos en nuestras melodías y armonías. Eso nos hace sentirnos más libres (aunque, en el fondo, sigamos siendo prisioneros) y nuestras composiciones pueden resultar más interesantes.

Hace mucho que no escribo una canción con acordes completamente diatónicos (aunque siempre supone un buen reto hacerlo) y, camuflado entre la mafia de acordes de la tonalidad, suelo colar algún que otro infiltrado, buscando hacer sentir algo especial al oyente.

A lo largo de la serie de Armonía del blog aprenderemos algunas categorías de acordes no diatónicos que podemos infiltrar fácilmente y que, con el paso del tiempo, han sabido ganarse ya el respeto de nuestros oídos y son aceptados como si fueran de la familia. Pero antes de eso has de invertir tiempo conociendo el universo diatónico.

De modo que tu primera labor como compositor no es otra sino conocer cuáles son esos acordes diatónicos pues, a no ser que tires por otros derroteros, como por ejemplo la música atonal, constituirán la gran mayoría de los acordes que utilizarás en tus creaciones. De ellos hablaremos precisamente en la saga de artículos que hoy comienza.

Antes de aprender qué acordes son esos, conviene que te familiarices con el ejercicio inverso y realices algunos ejercicios como los siguientes:

– Estando en la tonalidad de Fa mayor, ¿puedo usar el acorde La mayor?

Ya hemos visto que la pregunta, tal como está planteada, es poco afortunada, de modo que replanteémosla:

¿Es el acorde La mayor diatónico de la tonalidad de Fa mayor?

Para responder a esa pregunta basta con descomponer el acorde La mayor en sus notas simples y comprobar si pertenecen a la escala Fa mayor, es decir, a la escala

Fa mayor: F – G – A – Bb – C – D – E – F

El acorde tríada La mayor es:

La mayor: A – C# – E

Como ves, la tercera del acorde, C# no forma parte de la escala. Por lo tanto La mayor no es un acorde diatónico en esa tonalidad.

Sin embargo, La menor (A – C – E) sí que lo sería. En un tema escrito en Fa mayor el acorde La menor siempre sonará de perlas.

[Si no sabes descomponer un acorde en sus notas constituyentes, puedes echarle un vistazo a la serie Construcción de acordes, en la que se desgrana cada tipo de acorde, desde los más simples como las tríadas hasta los más complejos con cinco o más notas.]

– En la tonalidad de Do mayor, ¿es Fmaj7 un acorde diatónico?

La escala:

Do mayor: C – D – E – F – G – A – B – C

El acorde:

Fmaj7: F – A – C – E

Todas sus notas están incluidas en la escala de Do mayor, de modo que le ponemos la pegatina con el visto bueno.

En cambio, un acorde de séptima, F7, ya no lo sería, pues incorpora un Eb en lugar de E.

Ejercítate tú mismo con otras escalas y acordes.

En el próximo artículo descubriremos qué acordes, en su versión más simple, las tríadas, son los diatónicos de Do mayor (la más fácil de las escalas mayores) y extraeremos conclusiones extrapolables al resto de las tonalidades mayores.

Javier Montero Gabarró


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2013/04/armonizacion-de-la-escala-mayor-1/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice de todos los artículos de armonía.

10 opiniones en “Armonización de la escala mayor – 1”

  1. Qué razón tienes en lo de “prueba error”.
    Gracias por el artículo, esta saga tiene buena pinta!
    José Guzmán.

    1. El proceso de prueba/error no debe dejar de existir, por mucha teoría que uno sepa. Pero no es lo mismo ir completamente a ciegas, que diseñar una estructura diatónica determinada y después agregar los toques particulares que después determinarán el carácter peculiar de la canción. En esta fase un compositor creativo no se limitará a aplicar lo que ya sabe, sino que se verá tentado a experimentar para descubrir formas interesantes de usar los acordes.
      Desgraciadamente, conozco casos de gente tan obsesionada en buscar normas y leyes a la creación musical que creo que verdaderamente han mermado su capacidad expresiva.

      Ya tienes trabajo para entretenerte: escalas y acordes. el supermemo es una herramienta excelente para hacerte memorizar ambos. Las escalas no basta con saber construirlas, hay que tener al dedillo su composición.
      Ponte preguntas como: “notas de la escala Fa mayor” y respóndela del tirón sin necesidad de ir contando. Introdúcelas si quieres por fases, por similitud. Empieza por ejemplo por Fa y Sol, a ambos lados de Do en el círculo de quintas, luego Re y Si bemol, etc…
      Y con los acotdes otro tanto de lo mismo: Cuando hables de Sol mayor, acostúmbrate a tener al dedillo que es Sol – Si – Re. Es mucho trabajo, pero te hará mejor músico. 🙂

      1. Cómo he podido estar todo este tiempo sin saber… El camino es largo, pero poco a poco me iré haciendo con todo. La parte del prueba/error la tengo muy desarrollada, ahora toca estudiar 😉 y alimentar al supermemo con buenas preguntas.

  2. Hola Javier muy bueno tu blog. .. me gustaría que puedas subir una parte donde hables sobre como. ..irme de la tónica y su tonalidad y volver. ..gracias!

    1. Buenos días, Bryan:
      Es uno de los temas que me gustaría tratar en el blog en algún momento. No obstante, la esencia es simple. Por ejemplo, para armonizar por cuartas en lugar de terceras, simplemente cuenta cuatro en lugar de tres. Imagina que quieres armonizar Do mayor apilando un par de cuartas. El primer acorde sería (DO – FA – SI). Observa que la primera cuarta es, en este caso, una cuarta justa, mientras que la siguiente es una cuarta aumentada. El segundo acorde sería (RE – SOL – DO), compuesto ahora por dos cuartas justas, y así sucesivamente.
      Otra cosa muy distinta es el uso creativo que puedas hacer de este concepto. Te invito a explorarlo algún día.
      Saludos

Deja un comentario