Acuérdate de la leche

Para sacar el mayor rendimiento a nuestro tiempo y ser productivo de un modo divertido y sin estrés, se precisa de una actitud especial, un puñado de técnicas y un buen número de herramientas selectas.

En esta serie de artículos me gustaría compartir con vosotros cuáles son esas actitudes, técnicas (muchas de las cuales las he “inventado” yo mismo, personalizándolas a mi medida), y algunas de las herramientas que me ayudan a ser productivo.

Hoy voy a presentaros una de ellas: Remember the milk (acuérdate de la leche)…

A lo largo del camino, aprendiendo a ser más productivo, he probado de todo. He llegado incluso a suscribirme a servicios web relativamente caros con una implementación excelente de metodologías como GTD, para descubrir pronto que no me facilitaban la flexibilidad necesaria para que los adoptase.

Si una cosa puedo garantizaros que he aprendido durante todo este tiempo es que no hay mejor método que aquel que nos hace ser más productivos, por simple o complejo, común o extravagante que pueda resultar. Tened en cuenta que la productividad es algo fácilmente medible.

Pero los métodos no funcionan eternamente. Nos cansamos de ellos y eso hace decaer nuestra motivación hasta el punto de que ya no obtenemos los mismos resultados. Es en ese precisamente momento cuando debemos plantearnos cambiar de modelo.

Por eso, las mejores herramientas suelen ser las más flexibles, entendiendo por esto no sólo aquellas que mejor podemos adecuar a nuestras necesidades en un momento dado, sino también las que nos permiten transformar los modelos cuando es necesario para tratar de mantener así la motivación en un estado permanentemente alto.

Remember the milk es una herramienta web muy sencilla, pero muy flexible. Casi cualquier metodología de gestión de tareas podemos desarrollarla con ella. Es una de mis favoritas y, además, es gratuita. Hay una opción “Pro” que cuesta 25 dólares (19 euros) al año. Si, con el tiempo, descubrís que os hace ser más productivos, tal vez debáis considerar la sucripción pro. La gran ventaja que tiene hacerlo, además de contribuir a que un programa tan excelente siga siéndolo, es que, si utilizáis dispositivos móviles, podéis sincronizarlos automáticamente con la web si estáis suscritos. Salvo por ese detalle, el 100% de la funcionalidad de la aplicación está disponible en la opción gratuita.

En sucesivos artículos mostraré cómo podemos usar RTM para ser más productivos. Entre, tanto, un consejo: ¡no os olvidéis de la leche!

http://elclubdelautodidacta.es/wp/2011/09/acuerdate-de-la-leche/
Javier Montero

Deja un comentario