Productividad decimal rotatoria

Objetivo: presentar el método de productividad decimal rotatorio.

Si hay una máxima definitiva en productividad esta no es otra sino que no hay mejor método que aquel que funciona. Por simple o complejo que resulte, si consigue que saques tareas adelante, entonces ese es tu método.

Cada método de productividad no es sino un juego. Y como tal, cuando llevas mucho tiempo jugando, te cansas de él y comienza a aburrirte (a no ser que ese juego se llame ajedrez). Si quieres seguir divirtíendote debes cambiar de juego.

¿Tu lista de tareas comienza a atascarse? ¿Te sientes productivamente desmotivado? Es hora de que elijas un nuevo método de productividad. Eso no significa que abandones el antiguo para siempre; simplemente, es momento de que cambies de juego por un tiempo.

A lo largo de mi vida he recopilado e inventado más de un centenar de juegos de productividad. Al principio, cada nueva adopción la etiquetaba como el método definitivo, hasta que comprendí que no era la bondad del método en sí lo que lo hacía eficiente, sino sus factores lúdicos y motivacionales.

El método que te propongo hoy lo denomino Productividad Decimal Rotatoria. Su idea es muy simple:

Comienza preparando una lista de 10 tareas (decimal) y a cada una asígnale un dígito entre 0 y 9.

Es muy importante que te tomes el tiempo en elegir esas diez tareas iniciales. Uno de las fases más divertidas en todo método de productividad consiste precisamente en decidir qué actividades conforman nuestra lista de tareas. Algunas son obvias y su presencia resulta inapelable. Pero otras pueden formar parte de algún proyecto u objetivo vital, siendo necesario que reflexionemos cuidadosamente cuál será nuestro próximo paso a seguir.

Con tus 10 tareas elegidas, toma la primera de ellas y vuélcate en cuerpo y alma en su resolución durante un tiempo de 20 minutos, al estilo de la técnica Pomodoro, un método clásico de productividad. Yo uso un reloj de arena, su presencia me resulta estimulante. Concluido este tiempo, desplazamos el foco a la siguiente tarea y así sucesivamente.

Una vez alcanzada la número 9, proseguimos nuevamente con la número 0 (rotatoria).

Tómate el tiempo de descanso que consideres adecuado entre tareas en función de tu energía en cada momento o la conveniencia de atender otras cuestiones ajenas al juego. Tú decides cuándo retomar la partida.

Ocasionalmente las tareas se irán completando, dejando slots libres. Cada vez que esto suceda, permítete tomarte tu tiempo nuevamente para insertar otra en su lugar. Observa que no le tocará su primer turno hasta que el sistema haya efectuado una rotación completa.

Permítete probar el método, uno de mis favoritos. Al rotar entre 10 tareas tienes garantizada motivación por diversidad. Por otro lado, acotar las tareas activas a un máximo de diez, permite combatir uno de los principales enemigos de la productividad: las listas que crecen ad infinitum, en las que empleas mucho más tiempo pensando qué hacer que realmente actuando. Además, tener las tareas numeradas secuencialmente elimina otro de los procesos que más tiempo consumen: decidir qué hacer a continuación.

Que lo disfrutes y que cunda.

Javier Montero Gabarró


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2013/08/productividad-decimal-rotatoria/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice completo de los artículos de la categoría Productividad.

2 opiniones en “Productividad decimal rotatoria”

  1. Hola. Podrías darme una mano con esto?

    Resulta que mis intereses no son 100, ni 50 ni siquiera 10.
    Estos son mis “malditos” intereses (o mejor dicho, quizàs mis intereses sean 50 pero esto es lo que en realidad me gustarìa hacer, profundamente):
    -Leer
    -Tocar el piano (conocimiento relativo a la música).
    -ESCRIBIR!
    Maldita sea, lo pongo en mayúsculas porque la escritura es lo que más me interesa. He escrito varios cuentos (30 màs o menos), mucha poesìa, 6 obras de teatro (cortas) y una novela.
    ¿Qué he hecho con estos escritos? Nada………….. no conozco a nadie que esté metido en el ámbito literario, ni actores, directores o lo que fuera……………………….
    Mandé a 2 concursos.. las obras fueron seleccionadas más no ganaron ningún premio. Una de ellas la editaron en papel lo que me puso muy contento.
    Ahora bien, lo verdaderamente molesto es que llevo año y medio sin poder escribir… comienzo cada 3 meses algún que otro cuento pero no lo puedo terminar, tengo colgada otra novela desde hace años (novela que està avanzada varios capìtulos, y tengo planteado el desarrollo…).

    Estas son las 3 cosas que más me gustan… y que paradójicamente NO HAGO. Cada tanto retomo la lectura, pero no logro ser constante, aún cuando lo estoy disfrutando realmente.

    Qué es esto? por qué me pasa esto? o mejor dicho, còmo puedo abordar este “problema”.

    Gracias y disculpá la verborrea.

    1. Lo que te sucede es mucho más común de lo que crees.
      El primer paso para resolverlo es tomar conciencia de la enorme distancia que hay entre las buenas intenciones y el día a día, cómo aquellas sucumben con facilidad ante cualquier circunstancia del momento presente, aún sabiendo el gran valor que tienen para nosotros.
      Hay muchas “trucos” para acercar esas buenas intenciones al presente y, si me permites primero un par de artículos que deben salir antes, publicaré algunas técnicas que a mí me funcionan bien.
      Por lo general, suelo apilar técnicas, de ese modo garantizo que, pase lo que pase, las actividades que tienen valor para mí serán atendidas cada día de mi vida.
      Entre tanto, si eres consciente de que no es un problema tuyo en particular sino más bien algo atribuible al “diseño” de nuestra mente, habrás dado un gran paso adelante.
      Saludos

Deja un comentario