El método de los 1000 maestros

Ya sabes que tengo devoción por los libros. No me refiero únicamente a las novelas o la poesía, capaces de emocionarme, trasladarme a otros mundos y hacerme vivir mil vidas. Hablo también de los libros de enseñanza pura y dura, en los que se concentra, en tan poco espacio físico, una impresionante cantidad de sabiduría y experiencia del ser humano.

Se me van los ojos detrás de los libros de Matemáticas, Historia, Filosofía, Programación de ordenadores, Biología, e incluso Papiroflexia o Mecánica del automóvil.

Si fuera inmortal profundizaría en todo y dedicaría varios centenares de años a cada rama del saber. Pero la vida es un chupito, y aunque sé que nunca llegaré a profundizar en nada, tal vez por esa insignificancia pongo toda mi pasión en todo lo que aprendo y hago.

Siempre digo que cada libro es un maestro. Encerrado bajo la apariencia de un paralelepípedo rectangular se halla la figura de su autor, deseando hablarte y contarte todo lo que sabe en cuanto abres el libro por cualquiera de sus páginas. Es como el genio de la lámpara, deseoso de ayudarte a satisfacer tus deseos más profundos.

El Método de los 1000 maestros, que te propongo ahora, está inspirado en esa asociación libro – maestro.

Comienza eligiendo un libro. Tómate todo el tiempo que necesites para realizar la elección. Considera uno que conecte con tus objetivos más íntimos, uno que de verdad pueda transformar y hacer mejor tu vida.

Ese libro será tu maestro.

Ahora toma tu agenda o tu aplicación de calendario preferida y planifica una cita para las clases particulares que recibirás de ese peculiar maestro octoédrico. Hazlo del mismo modo que harías con una academia de inglés o de clases de guitarra.

Decide la periodicidad: ¿una vez a la semana?, ¿dos?, ¿todos los días?, ¿cada quince días? Mantén los pies en el suelo: es mejor siempre ir de menos a más, comenzando por una planificación mínima, que siempre se podrá expandir, que pecar por exceso con una planificación insostenible.

Decide también la hora de los encuentros. No sirve decir, “los martes y jueves”. Concreta también la hora de la cita, al igual que clase de inglés en la academia. Mucho mejor es decir “martes y jueves de 6 a 7 de la tarde”. Eso hará que fortalezcas tu compromiso con la tarea y hagas que tu mente sepa que está ante algo verdaderamente importante.

Llegado el momento de la clase, debes mantener una actitud muy especial. No se trata de que simplemente te pongas a leer el libro. Debes mantener una lectura activa, crítica, muy cuidadosa y lo suficientemente lenta. Exprime cada párrafo que leas y cuestiona continuamente su contenido. Registra en un cuaderno todo tipo de dudas o puntos que te gustaría aclarar mejor. Serán los deberes que te habrá encomendado tu peculiar profesor y tu misión será tenerlos listos antes de la próxima sesión.

Otro punto importante que debes tener presente es que un libro nunca se acaba. Si llegas al final, simplemente recomienza. Te darás cuenta de que se producen nuevas conexiones entre los conocimientos y que el puzzle comienza de verdad a tomar forma.

Por ese mismo motivo, tampoco es necesaria una lectura lineal del libro. Permítete la libertad de decidir cuál es el orden más adecuado para ti. Yo, por ejemplo, suelo leer muy supercialmente cada capítulo en la primera lectura, saltando incluso páginas enteras. De este modo, prefiero esbozar el mapa global del bosque antes de comenzar a profundizar en áreas más concretas.

Cuando el libro esté, con el tiempo, más y más exprimido, puedes disminuir la periodicidad de tus encuentros con él, de modo que su relectura te sirva, fundamentalmente, para mantener los conceptos frescos en tu memoria.

Cuando lo consideres necesario, puedes retirar el libro de tu planificación, del mismo modo que cancelarías tus clase de inglés o de guitarra. Ten claras siempre tus prioridades y no dudes en mantener una actitud dinámica y flexible.

De acuerdo a tus posibilidades, en tu agenda podrán figurar programadas clases con diferentes profesores. Recuerda siempre, ante todo, no planificar más que lo que de verdad puedas llevar adelante.

Estás ante profesores de excepción que quieren transmitirte el fruto de su experiencia y de mucho trabajo personal. Si no eres capaz de considerarte realmente afortunado por tener el lujo de que te enseñen algo tan valioso, es mucho mejor que te borres de la clase y dejes sitio a otras que de verdad te hagan sentir esa emoción.

No puedo escribir más. Lo siento, debo dejarte: tengo clase a la una…

Javier Montero Gabarró


El método de los 1000 maestros


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice completo de los artículos de la categoría Productividad.

3 opiniones en “El método de los 1000 maestros”

  1. Hola. Sigo leyendo artículos de tu blog. En esta entrada… me surge una cuestión. Te referís a cualquier tipo de libro? porque me resulta extraño que digas que te salteas hojas para luego más adelante volverlo a abordar… si es una novela, o un cuento por ej. pues imagino que te estarás perdiendo mucho. O me equivoco?
    Saludos y gracias.

    1. Naturalmente, tiene más sentido sobre libros de aprendizaje, pero también lo he usado en ocasiones con novelas.
      Leer una novela así implica una forma de pensar diferente.
      Abre un libro por el medio e imagínate como un espectador invisible que está atendiendo a una escena. Observa cómo interactúan los personajes en las distintas situaciones y pregúntate qué les ha llevado a eso. Es un ejercicio que desarrolla especialmente el pensamiento inductivo. Salta, como si tuvieras una máquina en el tiempo, al pasado o al futuro; observa, escucha y ata cabos… No importa si el libro se lee entero o no, es otra finalidad muy distinta.
      Experiméntalo. Con la práctica, cada vez que leas una noticia en el periódico, algo que en muchas ocasiones es similar a coger una página al azar de un libro, pues hay mucha información que desconoces, podrás visualizarte como ese testigo accidental invisible que asiste de manera casual a una situación particular y estarás preguntándote por todo lo que no se ve ni se dice que ha llevado a esa situación en concreto.
      Es un ejercicio excelente para desarrollar tu capacidad de pensamiento crítico.
      Saludos

Deja un comentario