Instalación de WordPress en un servidor local con WampServer

Hay muchos motivos por los que puedes desear instalar WordPress en un servidor local. Yo, fundamentalmente, lo utilizo como réplica del servidor en producción. En una instalación local me puedo permitir el lujo de experimentar sin miedo a afectar al sistema real: pruebo los plugins y los temas antes de subirlos a la red.

Otra razón importante es simplemente para aprender: puedes estudiar y practicar todas las técnicas sin miedo a estropear nada. El manejo básico del entorno, las copias de seguridad y restauración de las bases de datos, el diseño de plantillas o incluso la creación de tus propios temas: todo puedes experimentarlo sin temor. En el peor de los casos sólo tendrás que reinstalar nuevamente todo, una tarea que apenas te llevará unos minutos.

En el artículo de hoy te mostraré cómo instalar WordPress 3.3.1 sobre WampServer 2.2A, últimas versiones de estos programas en la fecha en la que escribo esto.

Voy a presuponer que ya tienes instalado WampServer en tu equipo. Si no es así y tienes dudas de cómo hacerlo, echa un vistazo a un artículo anterior en el que explico el proceso de instalación.

Si en vez de WampServer tienes XAMPP o, en general, cualquier instalación del trío Apache – MySQL – PHP, lo explicado aquí te servirá también.

WordPress puede instalarse de varias formas. Yo voy a contarte una bastante conceptual que te ayudará a comprender lo que está sucediendo entre bastidores.

Lo primero que debemos hacer es crear una base de datos en MySQL para almacenar todos los contenidos de WordPress. Supongo que ya sabes que la base de datos es el alma de WordPress: todos los artículos, las páginas, las categorías, etc., están almacenados en tablas en una base de datos. La aplicación lo único que hace es dar forma a esos datos bajo demanda de lo que está solicitando el usuario que accede al blog.

Para crear la base de datos de WordPress emplearemos la popularísima herramienta phpMyAdmin, presente en todos los entornos AMP.

Arranca WampServer, búscalo en la parte inferior de la pantalla, despliega el menú y lanza phpMyAdmin.

Haz clic sobre la pestaña Bases de datos. Te aparecerá la siguiente ventana:

En el cuadro de texto Crear nueva base de datos escribimos, por ejemplo, db_wordpress, y pulsamos el botón Crear.

Observa la base de datos db_wordpress recién creada:

El siguiente paso consiste en crear un usuario en mysql y asignarle privilegios sobre la base de datos que hemos creado. Haz clic sobre la pestaña Privilegios para ver una lista de todos los usuarios existentes.

Pulsamos sobre Agregar un nuevo usuario:

La primera sección, Información de la cuenta, la rellenamos del modo indicado en la figura. Como nombre de usuario he elegido wpuser, pero cualquier otro serviría.

En el campo Servidor, desplegamos las opciones y elegimos Local, lo que provoca que automáticamente se rellene con localhost, es decir el servidor que representa a nuestra propia máquina.

Elegimos una contraseña y la reescribimos en el campo siguiente.

Las demás secciones, Base de datos para el usuario y Privilegios globales las dejamos tal como están.

Pulsamos sobre el botón Crear usuario.

Observemos, en la vista global de usuarios, el recién creado:

En la fila correspondiente al usuario, pulsamos sobre Editar los privilegios. Nos aparece la siguiente ventana:

La sección Privilegios globales la dejamos como está. Con la barra de desplazamiento vertical nos movemos hasta Privilegios específicos para la base de datos:

Desplegamos la lista Añadir privilegios a esta base de datos y seleccionamos, entre las que nos aparecen, la recién creada, db_wordpress.

Nos aparecerá inmediatamente la siguiente escena:

Pulsamos sobre Marcar todos para asignar todos los privilegios sobre la base de datos y, a continuación, sobre el botón Continuar.

El mensaje en la parte superior nos confirma que hemos asignado los permisos. Justo debajo de él vemos el comando SQL que se ha ejecutado internamente.

Con esto concluyen los preparativos. Anota en un cuaderno el nombre de la base de datos, el usuario y su contraseña, pues tendrás que decírselos al instalador de WordPress.

Comienza la fiesta… Dezcárgate de la página oficial la última versión de WordPress en español. En el momento de escribir esto es, como ya te he dicho, la 3.3.1.

Se trata de un fichero .zip que debemos descomprimir en la zona pública de WampServer, es decir, en:

c:\wamp\www

(en el supuesto de que hayamos instalado WampServer en c:\wamp)

Una vez descomprimido, abre tu navegador e introduce la siguiente dirección:

http://localhost/wordpress/wp-admin/install.php

Deberá aparecerte el siguiente mensaje de error:

Pulsa sobre el botón Crear un archivo de configuración. Nos aparece un nuevo escenario indicándonos una serie de datos previos que deberemos tener a mano:

Son precisamente la base de datos y el usuario que preparamos hace un rato.

1. Nombre de la base de datos. ¡Lo tenemos!: db_wordpress
2. Nombre de usuario de la base de datos. ¡Lo tenemos!: wpuser
3. Contraseña de la base de datos. ¡La tenemos!: ******
4. Host de la base de datos. ¡Lo tenemos!: localhost
5. Prefijo de la tabla, por si queremos instalar varios WP en la misma base de datos. No es el caso, así que no lo necesitamos.

¡Qué comience el show! Pulsa sobre ¡Vamos a ello!

Rellena, en la ventana que aparece, los datos pedidos. El último campo no necesitas cambiarlo, pues sólo va a haber una instancia de WordPress sobre esa base de datos. Deja, pues, el prefijo propuesto para las tablas, wp_.

Cuando termines de rellenarlo, pulsa sobre el botón Enviar.

Deberá aparecerte una ventana indicando que todo ha ido correcto. Tu fichero de configuración ha sido creado correctamente y estás listo para iniciar la instalación.

Pulsa sobre Iniciar la instalación.

Para proseguir, el instalador te va a pedir una información:

Título del sitio: El título que le deseas dar a tu blog. Pon el que desees (siempre lo podrás cambiar).

Nombre de usuario: se trata del usuario administrador de WordPress. Por lo general, es buena práctica cambiar, por cuestiones de seguridad, el que te ofrece por defecto WordPress. Si no te preocupa excesivamente esta cuestión, al tratarse de un servidor local, deja admin.

Password, dos veces: introduce la contraseña del administrador. WordPress te ayudará a comprobar la fortaleza del password elegido.

Tu correo electrónico: en un servidor público, esto tendría sentido, pues WordPress se comunicaría contigo a través de esa dirección. Pero es una instalación local: pon lo que te dé la gana.

Privacidad: si estuvieses en un servidor público, convendría dejar la marca para que el blog apareciera en Google. Aquí resulta indiferente; puedes quitarla.

Finalmente, pulsa sobre el botón Instalar WordPress.

¡Lo lograste!

Tal como dice el mensaje: sentimos decepcionarte si te esperabas algo más.

¡Se acabó!

Si quieres empezar a trastear, puedes pulsar sobre el botón Acceder.

Recuerda la dirección que te aparece en la figura. Es la que deberás facilitar al navegador para acceder a WordPress: http://localhost/wordpress/wp-login.php

Introduce el usuario que hayas creado como administrador y su contraseña. Una vez dentro podrás crear otros usuarios con los privilegios que desees.

La dirección de tu blog es: http://localhost/wordpress/

Una instalación completa de WampServer, junto a WordPress no te llevará en total más de quince minutos. Así que no tienes excusa para:

– tener una copia de seguridad local de tu servidor WordPress en producción
– disponer de un entorno apropiado para experimentar con nuevos plugins antes de subirlos a tu servidor
– aprender WordPress sin miedo a fastidiar nada
– aprender a diseñar tus propios temas
– o, por qué no, montar tu propio servidor WordPress en una intranet

Tienes ante ti uno de los programas más fascinantes que se han desarrollado para la web y que ha cambiado, sin ningún género de dudas, el modo de concebirla. ¡Que te aproveche!

Javier Montero


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2012/01/instalacion-de-wordpress-en-un-servidor-local-con-wampserver/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Protegiendo la escritura de código

Los programadores que utilizamos WordPress para mostrar código nos las vemos y deseamos para que nuestras líneas de programa queden medio decentes a la hora de ser presentadas en el blog.

Un lenguaje de programación como Python utiliza las indentaciones para establecer correctamente los límites de los bloques. Si pegamos el código directamente en el editor HTML de WordPress y previsualizamos el resultado observaremos que todo el espaciado extra ha sido eliminado. Podemos recurrir a etiquetas como <pre> … </pre>, que harán su mejor esfuerzo por mantenernos el formato, pero aún así no tenemos la certeza de que WordPress o algún plugin que tengamos instalado modifique su contenido.

Publicar los artículos del curso de HTML también ha sido truculento. No podía recurrir al editor HTML porque interpretaría las etiquetas. Pegando el código en el editor visual conseguía respetarlas, pero debía ser muy cuidadoso cada vez que conmutaba editores y asegurarme de que no se obtenían resultados imprevistos después de haber enmarcado el texto en un bloque <code> para visualizarlo con una fuente de espaciado fijo.

Finalmente, opté por deshabilitar el editor visual (algo que debía haber hecho desde el primer momento) y escribir los códigos especiales HTML directamente recurriendo a su código de entidad, lo cual convertía el trabajo en una labor de chinos, pero así me aseguraba de que no iban a producirse sorpresas después.

En resumen, la presentación de código fuente en un blog era toda una odisea chapucera.

Afortunadamente existen soluciones inteligentes en forma de plugin que nos ayudan a que nuestro código aparezca inmaculado. Voy a hablaros de una que he adoptado yo y en breve activaré en el blog: el plugin Preserve Code Formatting, de Scott Reilly (alias coffee2code).

Su funcionamiento es muy sencillo: todo lo que escribamos dentro de <code> y de <pre> ( o en otras etiquetas que también podemos especificar) quedará protegido y no será transformado ni por WordPress ni por otros plugins.

El lugar perfecto para nuestros bloques de código.

Tengo el plugin instalado pendiente de activación. En cuanto lo haga, todos los trucos que he tenido que hacer para mostrar el código en series como la de Python o HTML se volverán contra mí y los programas aparecerán descabalados.

Uno a uno deberé corregir cada artículo teniendo en cuenta las nuevas normas de preservación de código. Pero es algo que debo hacer ya y cuanto más tarde en demorarlo más trabajo me supondrá después.

Javier Montero

Permalinks de WordPress que no funcionan sobre WampServer

Uno de los usos que le doy a WampServer es como plataforma de pruebas local antes de hacer cambios en el hosting.

Particularmente, tengo instalado WordPress con una réplica idéntica al entorno real. Me gusta experimentar con los plugins antes de utilizarlos en el site. Sólo cuando estoy convencido de su utilidad, y después de haber comprobado que no provocan ningún efecto nocivo en el sistema, los subo a producción.

En el site real utilizo permalinks del tipo año/mes/título_del_artículo. Sin embargo, si en el entorno de pruebas intento replicar esa configuración, todos mis artículos se vuelven inalcanzables.

WordPress no me devuelve ningún mensaje de error al configurar el estilo de permalinks, y la escritura de las normas en el fichero .htaccess son correctas. ¿Qué está sucediendo entonces?

La solución pasa por hurgar en las entrañas del servidor Apache y activar el módulo mod_rewrite.

El módulo mod_rewrite es el encargado de hacer todas estas transformaciones dinámicas en tiempo real. Gracias a él podemos acceder a todas esas direcciones “ficticias” de nuestros permalinks.

Su activación es muy sencilla, basta con indicárselo en el fichero de configuración de Apache, httpd.conf.

En WampServer 2 podemos acceder a este fichero en la ruta c:\wamp\bin\apache\apache2.2.17\conf\httpd.conf (en el supuesto de que hayamos instalado WampServer en ese path). Para editarlo basta con utilizar el bloc de notas y realizar los cambios directamente, pues se trata de un fichero de texto plano.

Pero más sencillo aún es recurrir al menu que nos ofrece WampServer al pulsar con el botón izquierdo del ratón sobre su icono en la barra del sistema. Desde ahí podemos acceder a todos los ficheros y herramientas de configuración del servidor.

Al hacer clic en httpd.conf se cargará automáticamente el bloc de notas con su contenido.

Buscamos la siguiente línea:

#LoadModule rewrite_module modules/mod_rewrite.so

Observamos que nos aparece comentada, por lo que el módulo no se está cargando al arrancar Apache. Eliminamos el símbolo # para que deje de ser un comentario y rearrancamos WampServer.

Hay un tercer modo: en el mismo menú nos encontramos con la carpeta “Módulos de Apache”. Entre todos los módulos localizamos rewrite_module y lo activamos. Este gesto eliminará el comentario por nosotros y reiniciará el servidor automáticamente.

Ya podemos configurar tranquilamente el estilo de permalinks que más nos guste en WordPress, que mod_rewrite se ocupará de que nuestros enlaces estén visibles al público con el nuevo esquema.

Javier Montero