Do central, ¿C3 o C4?


Objetivo: Presentar el convenio más aceptado para la diferenciación de notas según la octava en la que se encuentren.

Imagina, por un momento, que te pido que hagas sonar la nota Fa en tu instrumento. Supongamos que se trata de un piano, aunque la cuestión sería la misma si fuera cualquier otro instrumento que permita la ejecución de notas en distintas octavas.

De un vistazo localizas inmediatamente una tecla blanca justo a la izquierda de alguno de los patrones repetitivos de tres teclas negras. Haces sonar la nota y me preguntas: “¿te sirve éste o lo quieres tal vez más grave o agudo?”

Para diferenciar un Fa de otro podría decirte: “no, ese no, el que suena a 87,31 Hz”.

Desde luego, ya no habría ambigüedad posible, aunque probablemente te quedaras un tanto perplejo.

Sería mucho más práctico y apropiado indicar simplemente, de un modo u otro, a qué octava concreta pertenece ese Fa.

El siguiente gráfico representa un piano completo de 88 teclas que abarca desde una nota La muy grave hasta otra Do muy aguda (haz clic sobre la imagen para ampliarla).

Imagen: Wikimedia Commons, Artur Jan Fijalkowski - CC-BY-SA
Imagen: Wikimedia Commons, Artur Jan Fijalkowski – CC-BY-SA

Vemos siete octavas completas (de DO a SI) más dos incompletas (tres notas a la izquierda y una a la derecha).

Para numerar las octavas tendremos que llegar a un acuerdo. Supongamos que por primera octava me refiero a la primera que aparece completa en el piano, segunda la siguiente y así sucesivamente.

Con este criterio acordado, podría replantearte la pregunta con más precisión pidiéndote que hicieras sonar un Fa2 (el Fa de la segunda octava), que es precisamente el que tiene por frecuencia 87,31 Hz, y no te supondría el mínimo problema su localización.

El índice de octava, denominado por algunos índice acústico o registral, puedes encontrarlo escrito de diversos modos: Fa2, Fa2, Fa(2) o Fa[2]. O bien, con notación anglosajona: F2, F2, F(2) o F[2].

Observa que, de acuerdo a este esquema, las tres notas del teclado que hay a la izquierda del primer Do pertenecen a la octava cero, de modo que la primera nota del teclado, La, se designa como A0. Te propongo como ejercicio interesante que calcules su frecuencia. Es precisamente en la octava cero donde comienza nuestro rango de frecuencias audibles.

Localiza en el teclado, a continuación, la cuarta octava completa. Fíjate que se halla en el centro, dejando tres completas a su izquierda y otras tres completas a su derecha. A la nota Do con la que comienza esa octava se la denomina, en justicia, Do central y se registra como C4, correspondiente a una frecuencia de 261,63 Hz. Unas pocas notas a la derecha, en la misma cuarta octava, se encuentra el A4, 440Hz, frecuencia de referencia más común en nuestro sistema de afinación.

C4, el Do central
C4, el Do central

Esta manera de contar octavas, en la que la primera coincide con la primera completa en el piano de 88 teclas, ha sido adoptada por la Sociedad Americana de Acústica (ASA) en un intento de ser estandarizado. Puede entenderse también refiriéndose a la octava cero como aquella en la que comienza el rango auditivo del ser humano. Vinculada al mundo de la ciencia, muchos autores se refieren a este criterio como la notación científica, índice acústico científico o incluso, como he leído en alguna ocasión, sistema de los físicos.

Pero podríamos haber contado de otra forma. Imagina por ejemplo que partimos de un gran pentagrama, el sistema de pentagrama en dos partes utilizado para la notación musical de instrumentos de amplia tesitura, como el piano, el órgano o el arpa. Vamos a denominar primera octava a la primera que se introduce en el pentagrama inferior, es decir, la que comienza en el Do ubicado en la segunda línea adicional inferior. El siguiente Do, C2, estaría en el segundo espacio y el Do central, en la frontera entre ambos pentagramas, sería el C3.

C3, el Do central
C3, el Do central

Observa que, de acuerdo a esta manera de contar, lo que antes denominábamos octava uno ahora sería la octava cero, y lo que antes era la octava cero ahora correspondería a la octava ¡menos uno!

Este modo de registro de octavas, conocido como sistema franco-belga, sigue siendo común en determinadas zonas de Europa, aunque cada vez está más extendido el sistema científico americano, al que algunos se refieren ya como el sistema internacional.

Para complicar aún más las cosas, llegan los sintetizadores, el MIDI y el software musical. Fabricantes y desarrolladores de software siguen su propio criterio a la hora de referirse a las octavas, de modo que la confusión está servida (he visto incluso un C5 como Do central).

Respondiendo entonces a la pregunta que da título a este artículo: Do central, ¿C3 o C4? Ambas formas son válidas, depende del criterio que sigas.

Yo siempre me referiré al Do central como C4, pero me cuidaré de que, cuando pueda existir algún tipo de confusión, aparezca explícitamente alguna mención que lo indique con claridad. Por ejemplo, podré decir lo siguiente: la sexta cuerda de la guitarra, afinada de modo normal, da al aire un E2 (considerando C4 como Do central). No cuesta nada escribirlo, dejarlo claro una vez, evitando así quebraderos de cabeza.

Y a la inversa igual: cuando te encuentres con el piano roll de tu secuenciador o leas un manual sobre un sintetizador, intenta de algún modo asegurarte de cuál es la correspondencia de notas. Nunca des nada por sentado.

Javier Montero Gabarró


Do central, ¿C3 o C4?


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice completo de artículos sobre armonía.

14 opiniones en “Do central, ¿C3 o C4?”

  1. Hola Javier, me apasiona la musica y encontre en tus cursos un lugar interesante, cuanto mas te leo mas me interesa, la duda que me surge es como leer todos tus cursos de una manera ordenada y sin pasarme por alto nada. Me pasó que empecé a leer y luego encontré temas que debería haber leido antes, me puedes sugerir la manera adecuada de leer todo de manera ordenada?.
    Gracias.

    1. Qué tal, Pablo:
      Me temo que, en efecto, el orden puede resultar algo caótico, pues intento escribir de modo que los artículos puedan resultar interesantes a lectores de distintos niveles.
      No obstante, me comprometo a publicar inminentemente (si tengo tiempo, este mismo fin de semana) un artículo especial con un orden de lectura recomendado de la categoría Armonía, que iré actualizando cada vez que agregue nuevas entradas.
      Obviamente, entre medias podrán apreciarse algunos huecos que aún no hayan sido tratados. No te cortes en plantear dudas que propicien la escritura que rellene esos huecos.
      No obstante, ten en cuenta que el estudio de la música no necesariamente ha de ser lineal. Aunque te encuentres un artículo avanzado del que tal vez no entiendas buena parte, trata siempre de atrapar algunas piezas y conectarlas con lo que ya sabes. En lecturas sucesivas, conforme vayas ampliando tu bagaje de conocimientos, irás enganchando esos conceptos que en su día dejaste atrás y no pudiste aprehender.
      Saludos

  2. Hola, buenas tardes.
    Yo querría saber algo que seguramente es muy básico pero yo estoy empezando y no acabo de entenderlo.
    Por ejemplo, una melodía está en sol mayor y otra en mi bemol mayor. Practicando las escalas, en una empiezo en sol (con el fa#)y en la otra en mi bemol (sib,mib,lab), pero el do no sería el do4, sino el do5 o podría tocar ambas escalas en do4?
    No sé si me he explicado bien, pero ruego que la respuesta si sea clara 😉
    Gracias.

    1. Buenos días, José Antonio:
      Todo depende de dónde comiences la escala y dónde la termines. Por ejemplo, imagina que empiezas Sol mayor y Mi bemol mayor en el Sol3 y Eb3 respectivamente y las ejecutas a lo largo de una octava ascendente, terminando, por lo tanto, en Sol4 y Eb4 respectivamente. En ambos casos el Do que has cruzado (cuarto grado en la escala de Sol mayor y sexto grado en Eb mayor) es el Do4. Si las escalas las hubieras empezado en Sol4 y Eb4 el Do por el que habrías cruzado sería el Do5, que es el que está más a su derecha.
      Saludos

  3. Hola Javier, un gusto. Muy buena tu explicación solo que me parece que al final hay un error cuando te refieres a que la sexta cuerda de la guitarra, afinada de modo normal, da al aire un E2 (considerando C4 como Do central). Mi pregunta es: no seria un E3 (considerando C4 como Do central)?.

    Un saludo,

    Pablo.

    1. Qué tal, Pablo:
      El Do central, C4, se localiza en la guitarra en el primer traste de la segunda cuerda (o el quinto de la tercera, el décimo de la cuarta o el decimoquinto de la segunda). El Do una octava por debajo, C3, lo tienes en el tercer traste de la quinta cuerda. Bajando a partir de ahí te adentras en la anterior octava (C2 – B2), de modo que el Mi que te encuentras al aire en la sexta cuerda es un E2.
      Tu error probablemente recaiga en creer que el Do presente en el tercer traste de la quinta cuerda es un C4, inducido porque en un pentagrama lo ves situado como un Do central, en la primera línea auxiliar por debajo. Sin embargo, debes tener en cuenta que la música en guitarra suele representarse en el pentagrama una octava más alta de como suena en realidad. Si no se hiciera así tendríamos que abusar de las líneas auxiliares inferiores para muchas melodías de tesitura común. Así, lo que en un pentagrama de guitarra parece un C4 es en realidad un C3. Una forma de indicar esta transposición, entre otras, es con un número 8 bajo la clave de sol, aunque con frecuencia suele omitirse (se presupone).
      Saludos

      1. Gracias Javi!, te entendi perfecto!, antes no sabia que la música en guitarra suele representarse en el pentagrama un octava más alta de como suena en realidad, por eso me habia surgido la pregunta que te hice.. Gracias por tu explicación, me sirvio un monton para seguir avanzando.

        Un abrazo,

        Pablo.

        1. Muy buenas! Muy interesante todo! 😉 Y ahí sólo faltó añadir el detalle de que la guitarra es un instrumento transpositor. Los guitarristas estamos tan acostumbrados a pulsar un C3 cuendo leemos un C4, que los compositores cuando estamos a ello, nos “pasamos” lo de añadir el 8 en la clave. Es casi como una norma no escrita. Por otro lado yo siempre vi esto como un conjunto de opciones tan amplio como necesidades. Si el C4 de partitura se corresponde con C3 en la guitarra podriamos supones que la guitarra pudiera usar clave de F. Aun que todo depende de lo que vayas a hacer. La guitarra suele alcanzar la sexta octava (C#(6), en caso de 21 trastes), como más agudo, y en realidad, por lo menos en mi caso (siendo la guitarra solista, “no existe tal transposición. Las notas de los solos suelen estar con mayor ferecuencia apartir de la 4a octaba, salvo algunas excepciones en que “la mano se nos va sola” jajaja… hacia arriba (y por tanto mas grave) en el mastil de la guitarra. Está tan asumida la transposición que en lugar del 8 lo que indicas mas de una vez, es que C4 es igual a C4! Jeje… aunque solo en determinados casos. No todos hacemos solo pop y en algunas piezas, en melodias puede sonar como si no fuera transpositora. Con la voz sucede igual. Soy baritono y alguna vez lei que si clave de fa y tal… A la practica no la use nunca.

          Pero, no obstante, es genial que la música no sea demasiado rígida, si no todo lo contrario, muy abierta a muchas posibilidades y a no forzar nada. Pero asi debe de ser! 😉

          Saludos!

          1. Por supuesto. Y nunca olvidemos que la notación no es más que una herramienta al servicio de la música y particularmente dependiente de su contexto. Con la teoría musical, en general, sucede igual: siempre debe estar supeditada a la música en sí misma y nunca al revés. Hay mucha gente que no entiende esto.
            ¡Gracias por pasarte!

  4. Hola.

    Javier primero que todo debo decir que este y me imagino que todos los demás artículos que has publicado son exelentes, gran explicación y algo más que nos muestra que como los demás lenguajes se hacen en el uso e históricamente he encontrado par de cuestiones arbitrarias e impuestas me refiero desde sistemas de medición, la frecuancia de temperamento heredada de nuestro amigo Bach, hasta en la forma de notación sajona. Bueno claro todo esto con ánimo de estandarizar.

    Javier muchas gracias por tus blogs, me queda una duda, cuando mencionas la sexta cuerda al aire de la guitarra en una afinación estándar aclaras que sería un E2 con un C4. ¿En ese caso no sería E3 con esa referencia? ¿O es por qué es instrumento transpositor?, pero en ese caso tampoco me cuadra ya que la guitarra se escribe una octava más abajo de lo que suena.

    Un abrazo.

    1. Jason, es transpositora, aunque la mayoría de las tablaturas no suelen indicar el 8 (octava) bajo la clave. La sexta cuerda es un E2 en realidad, aunque en partitura lo verás como un E3. Eso sí, en afinación estándar. A veces encontrarás que las guitarras se salen del clásico EADGBE. Muchas de ellas es DADGBE. La sexta cuerda lleva un Re (D2). Lo verás en el Rock, Alternativo,… A algunos guitarristas les es más comodo para los ‘Power Chords’ (Acordes de quintas) y asi solo usan un dedo a modo de cejilla.

      Saludos!

  5. Javier Montero me he encontrado este artículo tratando de investigar acerca del do central o do medio porque me sentía en un laberinto sin salida porque estoy estudiando el piano, la guitarra y la teoría de la música, pero me encuentro este asunto del do central con esta diferencia causada por la transposición de la guitarra, esta diferencia de que la música en guitarra se representa en el pentagrama de una manera pero suena diferente, jaja, qué cosas, casi aviento la computadora porque investigué en varias fuentes y no me caía el veinte. Agradezco tu artículo porque finalmente me ha caído el veinte, ahora lo tengo claro. Termino comentando acerca de lo que explicas de que a través de los siglos no se han podido poner de acuerdo en las convenciones acerca de este y otros temas relacionados con la música para poder estandarizar estos temas tan confusos y que hasta el momento que bien aplica la frase que dices “LA CONFUSIÓN ESTÁ SERVIDA”. Compartiré tu artículo en facebook para que muchos compañeros puedan informarse de tu explicación, bueno los que estamos aprendiendo. Muchas gracias.

    1. En realidad esto es muy fácil. Yo no alcanzo a entender cómo no lo explican en todas partes. El Do central (C4) es el de la cuarta octava. Y por tanto sin transposición, el que aparece con una línea adicional bajo el pentagrama. En la guitarra este Do (siempre que la misma esté en afinación estándar), está en la 2ª cuerda, traste 1, en la 3ª cuerda, traste 5, en la 4ª cuerda, traste 10, en la 5ª cuerda, traste 15 y en la 6ª cuerda, traste 20. Todos esos Do son el mismo, el Do4. El central del piano y por lo tanto presentan la misma frecuencia. No obstante en una partitura de guitarra, tanto si se indica un pequeño ocho, bajo la clave de sol, como si no (normalmente, no y se sobreentiende que sí de todos modos), este Do, no va a aparecer en su posición normal sino en el cuarto espacio del pentagrama, contando desde abajo, como si fuera el Do5. En el lugar del Do4, en el pentagrama de guitarra, aparecerá el Do3 del piano. El Do que encontramos en la 5ª cuerda, traste 3 y en la 6ª cuerda, traste 8. Esa la diferencia a tener en cuenta. Que para que ese Do equivalga en frecuencia al Do central del piano, el Do4, en la partitura de guitarra, ha de ser representado una octaba más arriba, en el cuarto espacio, y tocado en las cuerdas y trastes que te anoté al principio. Y el que marcas en la posición normal para el Do central, en el caso de la guitarra es un Do3 y se toca en las cuerdas y trastes que anoté después. Simplificando, que siempre que desees tocar una melodía sobre la octava central en el caso de la guitarra. El Do4 (Central), va en el cuarto espacio de la partitura y se toca en las primeras posiciones que te indiqué y el que aparece en su partitura como central es el de la octava anterior y se toca en las segundas posiciones que te indiqué. Al principio es lioso, pero el sistema para manejarlo al final resulta sencillo.

      Saludos!

Deja un comentario