MuseScore #9: Utilización de plantillas

Vamos a hacer un breve paréntesis en la introducción de notas en el pentagrama para hablar sobre las plantillas.

Cada vez que creamos un nuevo documento en MuseScore desde cero, se nos pregunta por una serie de elementos que definirán el diseño inicial de la partitura, como son:

– La leyenda (título, subtítulo, compositor, letrista e información de copyright)
– Los instrumentos que configurarán la partitura y su orden de colocación
– La armadura
– El tipo y cantidad de compases iniciales.

Probablemente trabajemos con frecuencia con configuraciones idénticas y puede resultar engorroso tener que volver a introducir toda la información cada vez que quiera trabajar con una nueva partitura.

Por ejemplo, si escribo arreglos para una banda compuesta por batería, bajo, piano, guitarra y voz, a excepción de la tonalidad y el compás y cierta parte de la leyenda, que suelen variar de pieza a pieza, la configuración instrumental será la misma siempre. ¿No podría saltarme el paso de tener que elegir y ordenar cada vez los mismos instrumentos?

Las plantillas surgen para atender esa necesidad. Una plantilla (template, en inglés) no es más que una partitura con cierto esqueleto preconfigurado que podemos utilizar como base de nuestro trabajo ahorrándonos procesos repetitivos.

Una forma rudimentaria de gestionar nuestras plantillas sería tenerlas almacenadas en alguna carpeta de nuestra elección. En mi caso, crearía un esqueleto de partitura en la que configuraría los instrumentos de mi banda. A continuación, guardaría el trabajo con un nombre que me indicase con claridad su configuración (por ejemplo: banda-completa.mscz).

Ahora, cada vez que fuera a generar una nueva partitura con esa configuración, en vez de repetir cada paso del asistente, me bastaría con abrir ese documento y empezar a trabajar con él directamente.

Esto tiene algunos inconvenientes y requiere de algunas precauciones elementales.

Para empezar, es importante cambiarle el nombre inmediatamente con “Guardar como”. No queremos sobreescribir nuestra plantilla, pues se supone que deseamos utilizarla en más ocasiones. Por otro lado, hay que tener en cuenta que, por defecto, MuseScore guardará automáticamente el documento cada dos minutos.

Además, ¿qué hacemos si la tonalidad de la pieza o el compás son diferentes a los que figuran en la plantilla? Hay herramientas que, con pocas pulsaciones de ratón, nos permiten modificar esto (como veremos en otros artículos). Esto supone otro trabajo extra (además de que hay que saber cómo hacerlo).

MuseScore ofrece un modo más serio de trabajar con las plantillas.

Comenzamos, al igual que antes, creando los ficheros que contendrán los esqueletos que queremos utilizar como modelos, pero en vez de almacenarlos en cualquier carpeta lo hacemos en una particular que la aplicación utiliza para localizar las plantillas: la carpeta templates dentro del directorio de instalación de la aplicación.

En Windows, esta ubicación es, por defecto:

C:\Archivos de Programa\MuseScore\Templates\

Una vez instalada nuestra plantilla en esa carpeta, la forma de utilizarla es muy sencilla.

Comenzamos creando, como siempre, un archivo nuevo con “Archivo – Nuevo”, pulsando Ctrl-N, o haciendo clic con el ratón sobre el icono representando una hoja en blanco. Nos aparecerá el asistente.

Observad la parte inferior. En vez de la opción por defecto, seleccionamos Crear nueva partitura desde una plantilla. Antes de que pulséis “Next”, observad que podemos indicar aquí toda la leyenda que deseemos. Puede que ciertas partes ya las hayamos rellenado en la propia plantilla (como el copyright o el autor). Lo que nos falte lo podemos indicar ahora.

Una observación: si algún campo de la leyenda ya estaba cumplimentado en la plantilla y aquí volvemos a rellenarlo, nos encontraremos con un error de presentación en la que ambos estarán superpuestos. La solución sería sencilla, bastaría con seleccionar el incorrecto en la partitura y eliminarlo.

Pulsamos “Next” y nos aparece un nuevo cuadro en el que se despliegan todas las plantillas que posee la aplicación (las que trae por defecto más las que hemos agregado nosotros).

Elegimos la plantilla que deseemos utilizar y pulsamos “Next”.

Observemos como el asistente se ha saltado la parte más tediosa de tener que seleccionar cada instrumento y directamente nos muestra el cuadro de elección de la armadura. La que indiquemos aquí tendrá prioridad ante la que haya configurada en la plantilla.

Finalmente, si pulsamos “Next”, aparece, como era de esperar, el cuadro que nos permite configurar las indicaciones de compás de la pieza.

Pulsamos “Terminar” y listos: aparece en pantalla la partitura con el esqueleto que le habíamos configurado, más toda la información adicional que hemos facilitado. No es necesario modificar la armadura ni tocar el compás, pues ya lo hicimos en el asistente. Y no hay peligro de que se sobreescriba la plantilla, pues el nuevo documento aparece “Sin título” hasta que le asignemos el nombre que deseemos.

Practicad con las plantillas y crearos las que vayáis a necesitar. No estaría mal, tampoco, que preparaseis alguna para prácticas sobre la que ejercitar las técnicas de edición que ilustraremos en las siguientes entregas.

Javier Montero


MuseScore #9: Utilización de plantillas


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta

Deja un comentario