Recurriendo a los mentores

Semana redonda en lo referente a correr: he respetado escrupulosamente la sucesión de entrenar y descansar un día y he materializado mi cuarto entrenamiento de la semana.

El ejercicio ha sido idéntico al realizado durante la sesión anterior: 72 minutos en cinta con CR-III (140, 155, 4, 3).

No he sentido la necesidad de cambiar: la motivación era muy alta y el nivel de exigencia era relativamente mayor que el promedio del último mes. ¿Por qué no seguir insistiendo, entonces?

Después: sesión de acondicionamiento de piernas trabajando cuádriceps, femoral, abductores, adductores y gemelos y una tanda de abdominales y rotaciones de cintura.

Me he divertido mucho corriendo, pero lo mejor de toda la sesión no ha estado ahí, sino en los desplazamientos de casa al gimnasio y viceversa.

Mi bicicleta seguía rota. Aunque tenía la opción de utilizar una de las públicas, he preferido desplazarme andando escuchando algo de música.

He cargado el MP3 con el doble blanco de los Beatles. Me ha dado tiempo a devorar casi los dos discos enteros durante la ida y vuelta del gimnasio.

Ha sido una invocación a mis “mentores”. Recurro a ellos siempre que necesito que mis recursos internos estén rebosantes. Seguro que buena parte de la alegría que he demostrado en la sesión de running ha sido debida a eso.

Era preciso no demostrar pereza corriendo esta semana. La constancia y la disciplina las voy a necesitar a mi lado durante un buen tiempo.

Ya os dejo, que tengo mucho que hacer…

Lo primero: cambiarle las cuerdas a mi Strato.

Javier Montero

2 opiniones en “Recurriendo a los mentores”

  1. Bien, cuatro días con descanso intercalado es lo mejor de lo mejor para entrenar adecuadamente y no lesionarse. Sólo espero y deseo…que la Strato sea americana y no una de esas copias hechas en Asia…

  2. Por supuestísimo, Gonzalo… Tuvo que pasar un tiempo hasta que me la pude permitir, pero mereció la pena la espera. 😀

Deja un comentario