El amor de mi vida

Ayer me compré, en el FNAC, el libro “El amor de mi vida”, de Rosa Montero, publicado por la editorial Alfaguara.

Leo absolutamente todo lo que cae en mis manos de esta mujer: las novelas, los ensayos, los artículos escritos en El País… Me encanta el modo como cuenta las cosas.

De toda su obra, hay un libro que releo continuamente y casi me sé de memoria: “La loca de la casa”. El título, que hace mención a la famosa frase de Santa Teresa, “la imaginación es la loca de la casa”, es un particular ensayo sobre el proceso de escritura desde la óptica del escritor.

El libro que compré ayer trata del punto de visto contrario, el del lector.

El título ya nos confirma la pasión vital que Rosa Montero siente por la literatura y en particular, por el acto de leer, que sitúa por encima incluso del de escribir, hasta el punto de que sería capaz de renunciar a esto último si sólo se le permitiera elegir uno.

La foto de la portada nos muestra a una anciana, en la misma frontera de la vida, postrada en la cama, leyendo un libro que sostiene, absorta, entre las manos.

Le damos la vuelta al libro, para acceder a la contraportada y nos encontramos algo con lo que todos los que adoramos los libros nos sentimos identificados:

“Dejar de leer es la muerte instantánea. Sería como vivir en un mundo sin oxígeno.”

Javier Montero

Deja un comentario