Construcción de acordes – 21: 7ma mayor con novena y oncena

Objetivo: aprender la fórmula del acorde de séptima mayor con novena y oncena.

Ya que sabemos extender los acordes hasta la novena, podemos proseguir agregando una tercera más, es decir, la oncena.

La 11ª, decimo primera u oncena es la misma nota que la cuarta (11 – 7 = 4), pero una octava más alta. Podemos encontrarla como extensión en dos sabores diferentes: la 11 y la #11 (equivalente a una cuarta justa o aumentada, respectivamente).

Se suele decir que si quieres extender con una oncena un acorde mayor, caracterizado por una tercera mayor, es mejor utilizar la #11 que la 11, para evitar así el fuerte conflicto entre la tercera y la cuarta, a un semitono de distancia.

Aunque realmente no hay un semitono entre 3ª y 11ª, sino un semitono más una octava, es cierto que existe una disonancia entre ambas notas que confunde la modalidad del acorde y que puede evitarse usando la #11 en lugar de la 11. Suele aceptarse más en un acorde de dominante, que también tiene una tercera mayor. Y es que los acordes de dominante se tragan casi todo manteniendo su función: el tritono caracteristico entre la 3 y la b7 da licencia para admitir lo que quieras echarle.

Pero en música los dogmas son ridículos y lo que es lícito o no es algo puramente subjetivo. Escucha ambos acordes, con 11 y con #11, y decide tú mismo si quieres tenerlos en tu repertorio. Ambos provocan sensaciones diferentes, ¿por qué deshacerte del más disonante? Como compositor, nunca digas no a ningún acorde, no mermes tu capacidad creativa.

De modo que hoy veremos al hermano feo, con la 11, y en la siguiente entrega nos ocuparemos de su versión con #11.

El título del artículo, tal como lo he escrito, indica sin ambigüedades la composición de este acorde:

1 – 3 – 5 – 7 – 9 – 11

Es un acorde mayor, con la séptima mayor, la novena mayor y la oncena justa. Puedes encontrarlo escrito de muchas maneras, como maj11 o maj9(11), pero la que te recomiendo es la que describe completamente su composición sin dejar lugar a dudas: maj7(9)(11) (puedes cambiar maj por M, si lo prefieres).

Un pianista no tiene problemas en hacer sonar tantas notas, pero a los guitarristas nos faltan cuerdas y dedos, por lo que solemos omitir algunas. Entre las favoritas están la 5ª, que ya sabes que puede desaparecer sin hacer apenas estragos, la 1ª (especialmente si un bajo se ocupa de hacerla sonar), la séptima (si fuera de dominante la respetaríamos, pero en un acorde mayor es más prescindible) o incluso la novena. Pero NO la tercera, aunque pueda resultar tentador hacerlo para evitar el conflicto con la 11. Normalmente las terceras solemos protegerlas para que el acorde no pierda su “sexo” (es decir, si es mayor o menor), pero, en este caso particular, si lo hiciéramos el acorde sería otro diferente: sus4(maj7)(9). Recuerda que un acorde sus4 es aquel en el que sustituimos la tercera por la cuarta (o la oncena, que es equivalente).

Como siempre, un par de ejemplos para ilustrar la composición de este acorde: Cmaj7(9)(11) y Amaj7(9)(11).

Las escalas mayores respectivas, extendidas hasta la 11ª son:

C --> C - D - E - F - G - A - B - C - D - E - F

A --> A - B - C# - D - E - F# - G# - A - B - C# - E

Tomando los grados de la fórmula, obtenemos:

Cmaj7(9)(11) --> C - E - G - B - D - F

Amaj7(9)(11) --> A - C# - E - G# - B - D

Adopta este acorde, interioriza su sonido algo turbio y úsalo con originalidad.

Javier Montero Gabarró


Construcción de acordes – 21: 7ma mayor con novena y oncena


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice de todos los artículos de armonía.

2 opiniones en “Construcción de acordes – 21: 7ma mayor con novena y oncena”

  1. Es increible cómo desmenuzas la construcción de acordes en esta serie de artículos.
    Viendo la complejidad de sus variaciones me pregunto cómo pudieron algunos músicos llegar a dominarlos sin una teoría parecida a esta. Por ejemplo The Beatles.

    1. ¡Muchas gracias, Mario!
      En el fondo, todo intento de estructurar la música nos aparta de lo verdaderamente esencial que es, simplemente, cómo suena. Los Beatles sabía mucho de eso y se permitían imponer combinaciones de acordes muchas veces vetadas por la teoría. 😉
      Saludos

Deja un comentario