Pasión enfermiza

No articles yesterday, no BitBite, no nothing…

Tengo establecido el compromiso personal de publicar, al menos, un artículo diario en el blog. Salvo raras excepciones, eso es algo que hasta ahora he podido llevar adelante sin excesiva dificultad. El tiempo se vive de otra manera cuando uno está inmerso en lo que le gusta y escribir me parece una de esas actividades extraordinarias.

El calendario de publicaciones presente en la barra lateral delata que ayer no cumplí ese compromiso. ¿Pereza? ¿Cansancio? ¿Falta de tiempo?

¿Pereza de hacer las cosas que a uno le llenan y con las que disfruta? Menuda incongruencia, ¡desde luego que no!

¿Cansancio? Todos necesitamos descansar para recuperar fuerzas, desde luego. Pero para mí descansar forma parte de la propia dinámica del trabajo, al igual que hacer ejercicio físico. Son tres pilares que procuro mantener sólidos y bien equilibrados. Cuando se combinan inteligentemente nos es más fácil mantener el control de nuestras vidas.

Tan pronto acabó mi jornada laboral me dediqué una hora a hacer deporte. Continué después trabajando, hasta el momento en que me acosté, con una breve pausa para cenar, volcado en cuerpo y alma a la reconstrucción de la página web de Viciosfera, grupo musical del que soy miembro.

¿Falta de tiempo, entonces? En absoluto. No había urgencia por terminar la página. Podía perfectamente haber hecho un hueco, como tantas otras veces, para escribir en el blog y luego seguir trabajando en la web. Pero no lo hice.

Deliberadamente decidí concentrar en una única actividad un recurso valiosísimo a la hora de lograr objetivos: la pasión.

Esa pasión, que desde fuera podría tacharse de exacerbada y enfermiza, es la que estimula la creatividad y la que es capaz de sacar energías de donde no las hay cuando hace falta. Es la pócima mágica con la que nada nos parece imposible. Sin ella el mundo se ve en blanco y negro.

Por supuesto, dentro de un marco de equilibrio personal: es muy fácil traspasar la línea a partir de la cual esa misma pócima se torna venenosa si se olvida el precepto de mens sana in corpore sano.

Generalmente no suelo tener problemas a la hora de trasladar mi pasión de una actividad a otra, es algo que llevo practicando toda mi vida. Pero ayer, las tareas que me proponía iban a requerir mi máxima concentración, sin la mínima fisura de dispersión.

Durante el proceso, muchas actividades sabrosas: trasladar de ubicación en el servidor WordPress y que todo siguiera funcionando después, subir las canciones de Viciosfera a SoundCloud y conseguir acceder a ellas desde la página, remodelar completamente el site, e incluso como aprendiz de diseñador gráfico preparando adecuadamente las fotografías para su visualización.

Sólo durante el trabajo de ayer se me ocurrió un buen número de artículos posibles para el blog. Me rondó por la cabeza hasta la posibilidad pasarme al video-blog para poder dar más abasto…

Javier Montero Gabarró


Fecha de la última revisión: 10 de septiembre de 2012


http://elclubdelautodidacta.es/wp/2011/09/pasion-enfermiza/


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Índice completo de los artículos de la categoría Productividad.

2 opiniones en “Pasión enfermiza”

  1. A mi me parece una pasada mantener un blog “posteando” diariamente. No sólo por el tiempo que requiere (que todos podemos sacar 5 min para hacerlo), sino por las ganas, el compromiso que ello supone y solventar los inconvenientes que puedan surgir. No creo que por “fallar” un día nadie se queje 🙂

    Salud!

Deja un comentario