Reafirmándome bajo la luna llena

Hoy era el día clave: si lograba salir, con mucha probabilidad podría lograr los cuatro entrenamientos en la semana, respetando escrupulosamente el día de descanso. Si fallaba, todo quedaría en tres. Y no es que eso estuviera mal, pero un cuarto entreno, en pleno mes de julio, sería una rúbrica perfecta para una semana disciplinada.

He de admitir que no ha resultado fácil. Tenía mucho trabajo por delante compitiendo por las últimas horas del día. Mi mente ya había ideado, incluso, la justificación perfecta para no correr hoy y, aplazarlo, en su lugar, a primera hora de la mañana del día siguiente. Por un lado, me beneficiaría de temperaturas de ocho o nueve grados menos, lo que me permitiría correr más rápido y, por otro, redundaría en beneficios psicológicos por la consolidación del hábito de correr temprano.

Ni que decir tiene que ignoré todas esas buenas razones. El truco favorito del postergador estaba demasiado visto ya.

Sesenta minutos, con una frecuencia cardíaca media de 148 ppm (que en primavera hubieran sido 138).

Además, ¿cómo podía perderme esa preciosa luna llena que impregnaba de plata la superficie del río?

Javier Montero

4 opiniones en “Reafirmándome bajo la luna llena”

  1. 4 días debe ser tu semana habitual, bien distribuidos en un día de calidad, dos rodajes y uno un poco más largo. Si te saltas uno de los cuatro días lo cambias por otra cosa, bici, pesas, caminata, lo que quieras. Somos obsesivos, salimos porque toca, cuando toca, llueva, haga frío o haga calor…

  2. Gracias, Gonzalo:

    Así lo tenía más o menos organizado antes del verano. El día de calidad de la semana venía fantástico para que las piernas recuperaran la alegría. 🙂

    ¡Qué verdad! Pero esa obsesión forma parte del encanto de esto. 😉

  3. Javier, necesito pillar algo de disciplina de la que se transfiere ¿Te queda? Ahora que he sobrevivido a las rebajas y tengo que hacerlo a la feria, te comento, porque en el diario es imposible encontrar tus entrenos, las páginas suman y suman… decía que me parece increible la capacidad que tienes para vencer a la pereza y a las excusas que nos montamos para no salir a correr. En serio. Además, tienes el propósito de hacer 4 salidas semanales, eso es cosa seria, pasas de runner ocasional al runner con objetivos, proyectos.

    Un abrazo.

  4. Me queda, me queda… 😀

    Si necesitas ayuda en cuestiones de motivación, disciplina, confianza en ti misma, y todas esas cosas, puedes contar conmigo. Para objetivos relacionados con correr o para cualquier otro. 🙂

Responder a Danae Cancelar respuesta