500 artículos; parece que fue ayer…

A fecha 20 de junio de 2014, El Club del Autodidacta ha alcanzado la cifra de 500 artículos. Me produce cierto vértigo pensar en la inmensa cantidad de horas que hay tras ese número. Un artículo típico puede llevarse hasta tres o cuatro horas de preparación; los más complejos pueden requerir incluso varios días de trabajo.

Pese a todo, el camino ha sido enriquecedor y tremendamente apasionante. Puedo congraturlarme de haber puesto mi grano de arena contribuyendo a la formación de mucha gente en áreas diversas. Pero, sin duda, quien más ha aprendido en el trayecto he sido yo mismo, tratando siempre de empatizar con el lector, leer por sus ojos, para poder escribir las palabras precisas que muestren los conceptos explicados con la mayor claridad posible.

Una vez se ha instaurado el hábito de escribir a diario, resulta difícil vivir sin ese rato sentado delante del ordenador cada tarde o noche, modelando los pensamientos y dándoles forma mediante la palabra escrita. Porque, de todas las actividades que realizo, las que más me llenan son sin duda aquellas que implican un trabajo creativo. Del mismo modo que me estimulan la composición musical y la programación de ordenadores, la escritura en el blog es un proceso que implica buenas dosis de creatividad. En cada artículo, como en cada canción, queda para siempre una buena parte de uno mismo.

El Club del Autodidacta
El equipo de redacción de ECDA

¿Qué esperar de ahora en adelante? Ante todo, seguir escribiendo, por supuesto. Llega un momento en el que la obra trasciende su creador, que no puede más que deberse a ella. Por un lado, seguir profundizando en las distintas temáticas actuales, algunas de las cuales han logrado ya un cuerpo de conocimiento importante, procurando atender también las más descuidadas (no por ello menos interesantes para mí). Pero también me gustaría introducir nuevas áreas, como la utilización de ordenadores para la creación musical o el estudio de otros lenguajes de programación. Quisiera acercarme con más frecuencia al mundo Unix, habitado siempre por gente excepcionalmente inteligente. Desearía también hablar sobre física y matemáticas, mis raíces intelectuales, a las que debo mi insaciable curiosidad.

Sé que muchos lectores podrán frustrarse por el carácter multidisciplinar del blog, transcurriendo, a veces, demasiado tiempo entre un artículo y el siguiente relacionado. En un mundo altamente especializado, fue una decisión difícil de tomar, en contra de todas las recomendaciones, no dedicarlo a una única temática. Opté, finalmente, por lo que me pareció más coherente con mi forma de ser polifacética. Siempre he preferido ser un “aprendiz de mucho” que un “oficial de nada”. Desde luego, si dispusiera de más tiempo, cuidaría de atender con más regularidad cada área, pero otros compromisos importantes requieren mi atención (entre los que se encuentran el que me da de comer, que me supone muchas horas de trabajo diarias). A pesar de todo, intento dedicar siempre el mejor de mis esfuerzos a que ECDA siga creciendo y sea un lugar de parada habitual para el lector interesado en determinados temas concretos.

Hay también mucho trabajo administrativo por realizar. He comparado siempre el aprendizaje con el montaje de un puzzle, en el que uno va situando al principio piezas desconexas, que poco a poco se van uniendo en bloques cada vez más grandes. Aunque en muchas categorías del blog he tratado de buscar linealidad a la hora de presentar los conceptos, no siempre es así. Para aquel que no esté acostumbrado al modelo de aprendizaje aleatorio que promuevo, puede resultarle tal vez caótica la aparición de los artículos. Nunca he pretendido querer enseñarlo todo, pero sí explicar bien un concepto concreto (colocar correctamente una pieza del puzzle) que conecte con lo que los lectores ya saben y les permitan nuevos niveles de conocimiento, buscándolos, como autodidactas que son, por qué no, en otros lugares. Aún así, especialmente cuando el volumen de artículos es ya amplio en una determinada área, nunca está de más contar con herramientas que faciliten el estudio. En este sentido, tengo prevista la confección de una serie de guías de aprendizaje que ilustren una ruta recomendada para todo aquel que prefiera una lectura más lineal.

El Club del Autodidacta es un blog escrito por un autodidacta para autodidactas como tú. Empleo este término en el sentido más amplio de la palabra, refiriéndome a todo aquel que se responsabiliza de manera directa de su formación, adquiriéndola de cuantas fuentes tenga a su alcance y que nunca da por sentado nada sin cuestionárselo. Me siento agradecido de compartir contigo esta experiencia y espero seguir contando con tu compañía a lo largo de esta nueva etapa.

Javier Montero Gabarró

6 opiniones en “500 artículos; parece que fue ayer…”

  1. Ehorabuena por tus 500 artículos. Que cumplas muchos más 🙂
    Te doy algo de feedback sobre lo que comentas:

    * El caracter polifacético del blog no me parece frustrante en absoluto. Todo lo contrario. Algunos temas me interesan más y otros menos. Los de música, por ejemplo, no los leo. Creo que casi todo lo demás me interesa en mayor o menor medida y siempre aprendo algo, a veces un detalle, a veces muchisimo.
    De hecho, ya que sale un tema con el que me hierve la sangre, doy clases de matemáticas y de física, y me encuentro muchas veces que los alumnos tienen interiorizado que solo se puede saber de una cosa en la vida. Que si sabes de matemáticas, ya no puedes saber de historia. Que o te gusta fútbol, o te gusta la química, pero que no pueden gustarte las dos cosas a la vez. Y es que esa es la imagen que reciben del mundo y sus etiquetas.
    Intento hacerles ver el disparate que es eso y ponerles ejemplos de personas a las que conocemos por una cosa porque solo se habla de una faceta de su vida, pero que en realidad estaban interesados por varias cosas, y que se les daban bien.

    * Sobre el estilo caótico y por piezas de escribir: a mi personalmente me gusta. Me aburre la linealidad, aunque he de reconocer que en algunos temas es como necesito aprender, pero en general me va mejor, como tú dices, por piezas que luego uno hace encajar… si soy capaz de tenerlas juntas a la vez en mi cabeza.
    Aquí si que es verdad que cada uno tiene su manera natural de aprender, y no me meto. Si el que enseña y el que aprende tienen más o menos formas parecidas de asimilar las cosas, maravilloso. Si no, pues se hace lo que se pueda tanto por una parte como por la otra, sin que ninguna tenga la culpa o sea la que está equivocada.

    Gracias por tu tiempo y tu trabajo, que disfruto mucho. Y espero los próximos 500 🙂

    1. Muchas gracias por compartir tu opinión, Felipe.
      Respecto a los alumnos, tú como profesor suyo eres un factor clave en su desarrollo, aunque no el único. El mensaje de especialización lo tienen tan bien aprendido desde pequeños que resulta difícil lograr siquiera que se lo cuestionen. Pero entre todos esos alumnos, siempre habrá algunos que recordarán y agradecerán lo que hizo por ellos el profesor de espíritu renacentista que les mostró otra forma distinta de entender el mundo.
      Pienso que el aprendizaje lineal es poco estimulante y efectivo. Es cierto que es importante colocar bien asentadas las piezas que representan los conceptos básicos, pero tan pronto se logra eso hay que dejar libre a la curiosidad y que dé saltos a su voluntad planteando preguntas y buscando las respuestas.
      Vamos entonces a por otros 500 artículos más. Teniendo tan buenos lectores será una tarea apasionante. 😉

  2. Felicidades por los 500 artículos 🙂

    Los temas que se abordan en el blog me parecen bastante interesantes y ese polifacetismo que lo caracteriza es un gran punto a favor que evita la monotonía. En lo personal ese estilo ‘caótico’ es algo que me gusta mucho.

    Muchas gracias por el tiempo dedicado a este proyecto. Esa dedicación se nota en la calidad de cada articulo 😀

    1. ¡Muchas gracias! Contar con fieles lectores y saber que las aportaciones son útiles justifica todo el tiempo y esfuerzo invertidos.
      Seguiremos introduciendo más caos, entonces. ¿Qué es la vida sino eso? 😉

Deja un comentario