Cómo se rodó "Una y otra vez"

Todo comenzó en Radio Estilo (90.4 en el dial sevillano) el 18 de enero, durante la emisión del programa “Noches del baratillo”, en una edición dedicada a la poesía erótica, presentado por Mila Díaz Gálvez y José Luis González Cáceres.

Acudimos, representando a Viciosfera, Loreto con su teclado, y yo con mi guitarra, invitados por una amiga mía, María Luisa Viu (autora, por cierto, de la letra de “Nostalgia”, uno de nuestros primeros temas), que nos había pedido que la acompañáramos en la lectura de sus poemas.

Fue una noche especial en la que nuestra música, arreglada instrumentalmente, decoraba de fondo la lectura de cada texto.

En un momento de la sesión, dos de nuestras canciones más eróticas surcaron las ondas en la versión íntegra, grabada en estudio, que traje en un CD para la ocasión: la pornográfica “Droga a dos trazos” y la agridulce historia de desamor, “Mermelada”.

Todo resultó un éxito y José Luis González, al que le gustó las canciones, nos propuso participar en un evento dedicado a la violencia de género que se celebraría en abril en los salones del Centro Cultural Santa Clara, junto a la Alameda de Hércules.

Nos pareció una idea interesante y me ofrecí a componer una canción nueva, con letra dedicada a la temática requerida, que se estrenaría durante el evento.

Y con esa idea nos despedimos, intercambiamos teléfonos y correos electrónicos y nos olvidamos del asunto.

Hasta que el 14 de marzo, en pleno ensayo de la banda al completo, recibo una llamada telefónica de José Luis González Cáceres. Me informa de que el proyecto sigue adelante y me pregunta si aún puede contar con Viciosfera.

Le contesto afirmativamente, y le confirmo que estrenaremos un tema dedicado a la violencia de género.

El recital se celebrará el próximo 5 de abril.

Apenas algo más de dos semanas por delante y aún no hemos preparado nada. No hay tema compuesto y muchos interrogantes técnicos que responder: ¿podrá participar la banda al completo o será un arreglo para menos instrumentos?

Pasa la semana sin avance alguno, hasta que el día 19 recibo un correo de Loreto acompañado de una letra sin título.

Una grata sorpresa: es la primera vez que Loreto participa directamente en la composición de una canción (pocos días después recibiría la segunda de sus letras, “Cautiva Dora”). Además, el texto encaja perfectamente con lo que estamos buscando para el día 5.

Aprovecho estos días para intentar aclarar los aspectos logísticos del evento y le pregunto a José Luis sobre las características de la sala, si podríamos contar con una mesa de mezclas y todo ese tipò de detalles técnicos.

El sábado, día 26 recibo un correo de Dolores Herrera, de “Noches del Baratillo” indicándome que será difícil contar con los medios que solicito. El local hasta hace poco era un convento y no está adecuado para conciertos. También me pide que le mande una pequeña presentación de la banda.

En ese momento tomamos la decisión de que será un arreglo para piano y guitarra, descartando la presencia de Raúl, al bajo, y Vitor, en la batería.

Y la melodía sin componerse, y quedan 10 días.

Decido no demorarlo más. Cojo la guitarra, esbozo una armonía, me planto delante la letra de Loreto y en una hora compongo la melodía íntegra del tema.

Poco después “Una y otra vez” ya tiene título también (crédito para Lola Delgado, que lo extrajo hábilmente de la letra de Loreto).

A las diez y media de la noche anuncio en la página de Viciosfera en Facebook que Opus 16, “Droga a dos trazos” ya está concluida.

Envío un correo electrónico al grupo para convocar un ensayo de urgencia para el martes 29. El resto de la semana no podré estar disponible, pues he de desplazarme a Las Palmas por cuestiones laborales.

Lunes 28 de marzo: envío a José Luis González la letra de “Una y otra vez” y una imagen simbolizando a una mujer postrada y abrazando sus piernas para un folleto que está editando con todos los poemas del recital(crédito, Francisco Montero Álvarez, mi padre, que la dibujó para el single de Viciosfera que formaron las canciones “Nostalgia” y “She was a song”).

El martes 29, durante la mañana, envío a Dolores Herrera la presentación que he preparado para anunciar a Viciosfera:

“Viciosfera es una banda de rock sevillana fundada en el año 2007. Integrada por Javier (guitarra y voz), Loreto (teclado y coros), Raúl (bajo) y Vitor (batería), su música es tan ecléctica como lo es el abanico de emociones que experimenta el ser humano. Acordes y sentimientos se confunden en cada una de sus canciones, en las que se invita al oyente a descubrir, en esta amalgama musical, lo más íntimo de su propio ser.”

“Dada las peculiaridades del evento, no se ha podido contar con la banda al completo. El tema que nos presentarán es una adaptación para guitarra y piano de un tema creado expresamente para esta ocasión.”

A las seis de la tarde, tal como estaba previsto, acuden a mi casa Loreto y Vitor. Raúl no puede asistir, aunque su presencia no es necesaria, no habrá bajo en la presentación. Vitor es aún duda: aunque no habrá batería quizás podría haber sitio para una pequeña percusión electrónica.

Montamos el chiringuito, con bolsa de Doritos incluida (piscolavis típico cuando ensayamos) y les muestro la canción.

Vitor diseña con facilidad un ritmo que encaja con el 12 x 8 de “Una y otra vez”. Loreto comienza a dibujar los acordes en el piano.

Termina la sesión con muchos asuntos en el aire aún. Y, lo peor, es que al día siguiente cojo un avión y es muy probable que no podamos ensayar más hasta el día del espectáculo.

El viernes, 1 de abril, José Luis me hace llegar el cartel del evento. Le traslado la última versión de la letra, que aún puede encajar, pues no ha terminado la maquetación del libreto.

Sábado 2 de abril: reescribo la armonía de “Una y otra vez” añadiendo tensiones y disonancias a algunos acordes. En particular, agrego una novena menor al E7 de las estrofas, agrego la séptima mayor al acorde de Do mayor y cambio de “sexo” el Fa mayor, haciéndolo menor, encajándolo con el acorde que arrancará el estribillo obsesivo, que mantiene su misma estructura.

La poderosa Intro de “Una y otra vez” queda definida sobre los acordes Am7 y E7b9.

Reajusto la melodía para deshacer algunos intervalos de segunda menor que se habían formado tras la “extensión” de los acordes de la estrofa.

Comunico a la banda cuál será nuestra estrategia para el día 5: me hubiese gustado que Loreto se hubiese atrevido a cantarla, pues la letra implícitamente estaba hecha desde la perspectiva de una mujer. Pero no ha habido tiempo a ensayar y no conoce la melodía, ni los nuevos giros armónicos. Así pues, Loreto leerá simplemente el texto y yo esbozaré la melodía cantándola en algunos momentos para reforzar su lectura. No llevará su teclado y el único instrumento de acompañamiento será mi guitarra acústica.

Y llegó el día del recital, 5 de abril.

Me desplazo a nuestro local de ensayo para recoger un amplificador Marshall que tengo especial para guitarra acústica. No sé con qué contaremos, pero lo que puedo asegurar es que la guitarra sonará.

Con una hora de antelación, nos encontramos en el Centro Cultural Santa Clara. Concretamos los aspectos técnicos. Nos ofrecerán dos micrófonos, uno para que Loreto lea el texto y otro para que yo acompañe cantando. La guitarra acústica sonará a través del Marshall.

Somos los últimos en intervenir. Entre el público, Vitor, que se ha ocupado de todos los aspectos fotográficos, y Raúl, que está sentado al fondo.

Comienza la lectura Loreto: “Tantos años juntos y sigo sin entender…” La guitarra acústica entrelaza los acordes de la estrofa.

Llega el estribillo y, mientras Loreto sigue leyendo, presento al público su melodía cantándola y creando una primera impresión en su mente: “Y yo me pregunto, una y otra vez, por qué te quiero tanto y te vuelvo a querer”

El estribillo es particularmente adictivo y en un par de exposiciones el público ya está preparado para el clímax del tema, donde una de las estrofas es presentada con la melodía del estribillo, pillando a contrapié a la gente.

“Pero un día de estos romperé los grilletes, volaré bien lejos, donde nunca me encuentres…”

Se me pone la piel de gallina al recodarlo.

Muchas felicitaciones al final. Una mujer nos confiesa que la hicimos llorar.

Prueba superada con éxito.

A la semana siguiente nos ponemos con el trabajo en serio sobre el tema, ya en el local de ensayo.

Nuestros especialistas, Raúl y Vitor, rápidamente se ocupan de la sección rítmica. Loreto diseña unos impresionantes y dramáticos arreglos de piano. En un par de ensayos queda perfectamente arreglada.

Una canción muy bella y tremendamente adictiva. Cuesta mucho quitársela de la cabeza.

El próximo día 10 de junio, en Utrera, la presentaremos por primera vez al público en su versión íntegra, al igual que otras novedades. Por supuesto, no faltará tampoco todo el repertorio clásico de la banda.

Estáis todos invitados.

Javier Montero

Deja un comentario