Motivaciones intrínsecas

En un foro en el que participo se preguntaba sobre fórmulas para mantener una motivación constante y no racheada. Es un tema delicado y me ha parecido interesante dejar aquí mi visión particular:

Hay libros enteros dedicados a la motivación. Teorías no faltan. Recuerdo haber estudiado a Bandura hablándonos de las expectativas de resultado y de autoeficacia como elementos que determinaban el grado de motivación de las personas.

La PNL nos ofrece numerosas maneras de afrontar la perdida de motivación y su aplicación dependerá de cada persona y de la situación en particular.

Podemos comenzar revisando los niveles lógicos, ¿existe alguna creencia limitadora? ¿es una cuestión de habilidades, conducta, entorno?

¿Están los objetivos bien definidos? Esto es, en términos positivos, con control sobre ellos, tamaño adecuados, etc… ¿Estamos comprometidos con esos objetivos? ¿Hemos considerado la “ecología”, es decir, ¿entran en conflicto con otros objetivos? Cualquier reserva en este sentido significará una losa que con toda probabilidad terminará minando nuestra motivación.

Podríamos examinar las estrategias que la persona usa para motivarse y trabajar en ese aspecto.

A mí me gusta tratar los problemas de motivación desde la perspectiva de su origen. ¿Se trata de una motivación extrínseca o intrínseca?

Una motivación es intrínseca cuando la recompensa se halla en su propia realización. Por ejemplo, podemos jugar al tenis simplemente porque disfrutamos haciéndolo, sin necesidad de miras superiores.

Una motivación extrínseca ligada a una fuerte motivación intrínseca es una fórmula mágica para el logro rápido de objetivos.

Soy músico y afronto un duro esfuerzo componiendo canciones, ensayando y preparándolas a conciencia con los compañeros de mi banda. Difícilmente podría estar motivado permanentemente si no fuera por una visión clara de mi objetivo unido a un honesto y auténtico placer disfrutando de lo que estoy haciendo.

Las motivaciones intrínsecas son muy poderosas. Consisten en comprender que el disfrute está en el propio camino más que en la meta. Son las únicas que realmente pueden hacernos disfrutar del momento más valioso, el único que verdaderamente existe: el momento presente.

Deja un comentario