Python – Capítulo 16: El intérprete interactivo

Objetivo: mostrar el carácter inmediato del intérprete interactivo de Python.

No siempre que tengamos que practicar un nuevo concepto será necesario que construyamos un programa a la medida. Para realizar pruebas sencillas podemos recurrir directamente al intérprete interactivo de Python.

Desde un terminal o un intérprete de comandos ejecuta python (o python3 en algunos sistemas Linux) sin facilitar como argumento ningún fichero .py.

Deberá aparecerte, majestuoso, el prompt de Python invitándote a sentir su potencia:

>>>

Vamos a jugar un poco con el intérprete. Una particularidad realmente interesante es que, si le facilitas una expresión susceptible de devolver un valor, este te aparecerá directamente en pantalla:

>>> 2+2

4

No ha sido necesario escribir print (2+2).

>>> -5*7

-35

>>> (8+4)*(5-2)

36

>>> 2<3

True

Cuando te canses de utilizar Python como calculadora, prueba a introducir algo de código, como la asignación de una variable:

>>> a = 1

No devuelve nada, pero “se guarda” esa asignación. Comprobémoslo:

>>> a

1

Nuevamente, date cuenta de que no ha sido necesario introducir print(a). Recuerda que, desde el intérprete interactivo, basta con escribir una expresión para que se muestre su valor.

Juguemos ahora con una lista que seguro te resultará ya familiar:

>>> semana = ['lunes', 'martes', 'miércoles', 'jueves', 'viernes', 'sábado', 'domingo']

Veamos:

>>> semana

['lunes', 'martes', 'miércoles', 'jueves', 'viernes', 'sábado', 'domingo']

Accedamos ahora a elementos individuales a través de un índice:

>>> semana[0]

'lunes'

>>> semana[-1]

'domingo'

Desde el intérprete interactivo también puedes trabajar en lo que denomino modo mixto. Puedes cargar un programa externo:

>>>import mi_programa

y se ejecutará su contenido, tras lo cual podrás seguir interactuando desde el intérprete con los objetos de mi_programa.py ya cargados en memoria. Date cuenta de que no ha sido necesario escribir la extensión .py al ejecutar la instrucción import.

Más adelante, cuanto tratemos con más detalle el tema de los módulos en Python, presentaremos import formalmente.

Alternativamente, puedes ejecutar tu programa desde IDLE. Al finalizar su ejecución, la ventana Python Shell nos incita con su prompt a que sigamos interactuando con los objetos del programa, lo cual es muy interesante de cara a la depuración.

Todo lo bueno se acaba. Para abandonar el intérprete interactivo escribe:

>>> exit()

También podrías haber utilizado la función quit(), o incluso la combinación de teclas Ctrl-D (en Linux) o Ctrl-Z (Windows) seguido de Enter.

No puedo evitar recordar mis comienzos en el mundo de la programación, que fueron precisamente con otro lenguaje interpretado, BASIC, corriendo sobre una máquina asombrosa, el Spectrum de 48K.

Artesanía pura…

Javier Montero Gabarró


Fecha de la última revisión: 10 de enero de 2013


Python – Capítulo 16: El intérprete interactivo


El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)


El Club del Autodidacta


Consulta el índice completo de artículos relacionados con Python.

8 opiniones en “Python – Capítulo 16: El intérprete interactivo”

  1. No olvidemos el Ctrl+C para interrumpir una ejecución (en linux).
    Por cierto, yo me inicie usando Visual Basic, un ya evolucionado BASIC con una de las interfaces más intuitivas, pero lastima no ver joyas como el Spectrum o parecidos. Y ni que hablar de lenguajes como Fortran, Cobol, Pascal o PowerBuilder

    Cuando inicie aún habían Windows 95 y 98, los XP eran un boom de ese entonces y, este último hasta ahora se utiliza. Todo cambia muy rápido…

    Un saludo

    1. No entierres antes de tiempo a lenguajes como Fortran o COBOL, que aún siguen usándose. Hace no mucho sacaron una nueva versión, por cierto. Y Pascal puedes seguir disfrutándolo con Delphi. 😉

  2. Yo empecé más o menos en serio con PL/1 y con REXX sobre un IBM/3090 usando como terminal “tonto” un 386. El REXX es también interpretado y muy similar al Python. Pero empecé mucho antes con el basic en un MSX…

    1. ¡Qué tiempos aquellos! 🙂
      Hay que ver cómo ha cambiado la película desde entonces, pero la emoción que uno siente cuando por primera vez descubre la programación es indescriptible.
      Saludos!

  3. Gracias Javier:
    tus artículos son muy interesantes y clarificadores
    Yo empecé con un leguaje que se llamaba algo así como Vaal. Luego cobol y cuando comencé en docencia fue con BASIC. Disfrutamos muchísimo. En efecto Python tiene un sabor cercano a Basic. Pero mucho mas rico (los recursos son muy otros, desde luego. Han trscurrido la friolera de 34 años ¡¡¡ SOOOPLAS!!!!). Espero que Python sea capaz de provocar el entusiasmo en los alumnos, como lo hacía su primo. ¡¡¡¡Voy a intentarlo!!!. Os contaré

    1. ¡Gracias, Rosalía!
      Segurísimo que captará su atención y entusiasmo. Es un lenguaje muy eficiente y divertido. Lo que probablemente no podremos recuperar es esa sensación especial de ser pioneros de cuando empezábamos en esto hace tantos años. Desconocía Vaal, pero yo también comencé programando en BASIC; me compré un ZX Spectrum nada más salió al mercado en España y no puedo describir con palabras la magia que me suponía programarlo.
      ¡Ánimo y suerte!

Deja un comentario